Última Hora

¿La pandemia pierde fuerza? Pese a que el número de muertos diarios por el coronavirus volvió a subir este martes en Italia tras dos días de baja, el contagio tiende a desacelerarse, motivo de esperanza para los expertos que instan a no bajar la guardia 

Por primera vez desde que se registró la primera muerte el 21 de febrero, el número de contagios resulta estable, con un alza diaria de sólo el 8% en los últimos dos días, entre las más bajas, si se tiene en cuenta que a principios de marzo alcanzaba el 50%.

El país más afectado hasta ahora por la pandemia que se ha cobrado la vida de casi 7.000 personas, registró 601 muertes el lunes, 50 decesos menos que el día anterior y 192 menos que el sábado, el día más brutal con 793 fallecidos.

Sin embargo este martes el número de decesos volvió a subir hasta 743, según el último balance oficial de la Protección Civil.

En los últimos tres días, se ha registrado también una disminución del número de personas que resultan positivas, una baja del 22% entre el sábado y el lunes. 

Cifras alentadoras para los científicos italianos, un rayo de esperanza de cara a los boletines diarios de muertes y contagios, aunque tímido, insisten.

"La disminución atañe sólo el norte de la península, porque en el sur se registran aumentos", recalcó este martes Walter Ricciardi, representante en Italia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y consejero del gobierno. 

"Al parecer las medidas están funcionando, pero no podemos bajar la guardia, hay que mantenerlas, hoy más que nunca es necesario quedarse en casa", aseguró el experto al canal de noticias Rai News 24. 

Un optimismo moderado se percibía en Lombardía, la región que paga el precio más alto por la epidemia con casi 4.200 fallecimientos y cuyos datos son analizados detalladamente por los expertos, los cuales esperan que la epidemia llegue a su pico y que la curva de contagios comience a disminuir.

"No es el momento de declarar la victoria, estamos viendo solo una luz al final del túnel" , advirtió el lunes Giulio Gallera, asesor a la salud de Lombardía. 

La amenaza del sur

El número de contagios que no figuran en las estadísticas, debido a que se trata de personas que no han sido sometidas a la prueba de saliva, preocupa a los científicos. 

Algunos estudios estiman que el 60% de los contagios no han sido registrados. 

Esas personas, sin saberlo, fomentan la propagación del coronavirus, lo que podría retrasar los efectos positivos del confinamiento. 

La atención de los especialistas también se está volcando hacia el sur de la península y temen que se dispare el número de casos después del éxodo a inicios de mes de estudiantes y trabajadores que huían del norte para reunirse con familiares tras los decretos de contención.

"El período de incubación del virus es de alrededor de 15 días y si vemos una disminución en el número de casos en el norte, es posible que aumenten en el sur", explicó Walter Ricciardi.

"Por lo tanto, sólo en dos semanas podremos constatar si se estabiliza la epidemia y si disminuye, pero, repito, solo si se respetan las medidas de contención", insistió.

"Las cifras de los últimos dos días muestran una desaceleración, pero hay que tener cuidado, no hay que alimentar ilusiones", advirtió este martes Giorgio Gori, alcalde de Bérgamo, la ciudad mártir del coronavirus.

"Espero que las dos semanas de encierro estén dando frutos, pero no puedo decirles cuánto tiempo vamos a estar en esta situación totalmente anormal", reconoció durante una conferencia de prensa a través de Facebook, con corresponsales extranjeros.