Última Hora

China informó este martes de 78 nuevos casos de COVID-19, en su mayoría contagios importados del extranjero, lo que hace temer una nueva ola de infecciones.

También se registraron siete fallecimientos, según el saldo oficial del ministerio de Salud. Todos ellos en Wuhan, el foco de la epidemia, donde se ha detectado un nuevo caso después de cinco días sin más contagios.

La epidemia parece estar bajo control en el país ya que la gran mayoría de los nuevos casos son de personas que regresan del extranjero.

De los 78 nuevos contagios comunicados el martes, 74 son casos importados, es decir casi el doble que la víspera.

Muchas ciudades han adoptado reglas estrictas para poner en cuarentena a los recién llegados. Desde el lunes, todos los vuelos internacionales con destino a Pekín deben detenerse primero en otro aeropuerto chino, donde se somete a los pasajeros a pruebas de detección.

Con más de 80.000 casos y 3.277 muertos registrados oficialmente, China es el segundo país más afectado en el mundo por el nuevo coronavirus después de Italia. En total ha contabilizado 427 contagios importados.