Última Hora

La crisis económica ocasionada por el coronavirus, ya tocó la puerta de algunos futbolistas costarricenses.

Un ejemplo de ello es Deyver Vega. El volante, quien milita en el Valerenga de Noruega, confirmó que su club lo despidió temporalmente, a él y sus compañeros.

Hasta que finalice la pandemia, Deyver y su familia deberán vivir en los próximos meses, no con el salario completo, sino solo con el 65% de su ingreso anual.

Otro quien vive una situación similar es el guardameta Marco Madrigal, quien juega con el Coatepeque de la segunda división de Guatemala.

A él ya le cancelaron los 15 días laborados, pero no volverá a recibir su salario mientras esté el parón.