Última Hora

La primera sesión extraordinaria para discutir el proyecto que propone una moratoria fiscal ante los efectos del nuevo coronavirus fracasó por la falta de acuerdo entre las fracciones.

El presidente de la Asamblea Legislativa, el liberacionista Carlos Ricardo Benavides, acordó levantar de manera anticipada la sesión luego de que los jefes de las diferentes bancadas aceptaran no estar listos para entrar a debatir ese tema.

La iniciativa fue presentada este lunes por el Poder Ejecutivo junto al decreto de emergencia nacional por el Covid-19 y propone una moratoria de tres meses al pago de los impuestos de renta, IVA, selectivo de consumo y aranceles, esto con el fin de mitigar los efectos de la pandemia en la economía de los costarricenses.

Sin embargo, la coyuntura actual obliga a los diputados a dispensar de todo trámite a ese texto, lo que significa que no pasará por ninguna comisión antes de su aprobación.

“Estamos ante un proyecto que no pasó por comisión y no tenemos el tamiz de especialistas de si es viable o no. No sabemos si el Gobierno tiene flujo de caja para sostenerse durante esos meses que no recaude impuestos, al no tener todas las cartas sobre la mesa se nos complica ver el panorama completo y no sabemos si todas las fracciones vamos en la misma línea, necesitamos luces del Ejecutivo”, dijo el diputado de Nueva República Jonathan Prendas.

El legislador cuestionó además si esa vía especial de discusión elimina la posibilidad al legislativo de hacer cambios al articulado del proyecto, una consulta que el Plenario no pudo responder.

La posición de él fue compartida por el socialcristiano Pedro Muñoz, quien argumentó que mientras el Gobierno no se acerque a discutir la estrategia de esas iniciativas será muy difícil conseguir acuerdos y seguirá sucediendo lo mismo que con la primera parte de la sesión de este martes, que acabó en una acalorada discusión por la desconvocatoria del proyecto de usura.

“Tendremos que tener mucha paciencia para poder tomar decisiones en esta difícil hora, es una forma novedosa de proceder, no estamos acostumbrados a esto, que no vayan a comisión proyectos de relativa complejidad.

“En este contexto habrá que afinar muy bien el lápiz, pero hay que entender que lo perfecto es enemigo de lo posible, la negociación es parte de esa dinámica, entendiendo que dentro de una emergencia tiene que haber una priorización. El tiempo es nuestro mayor desafío”, aseguró Benavides antes de levantar la sesión.

La ministra de Planificación, Pilar Garrido, aseguró ayer que junto al proyecto de alivio fiscal también llegarán otros para recortar las jornadas de trabajo y un subsidio en el seguro de salud, todos enfocados en mitigar los efectos de la pandemia.