Última Hora

Este jueves y viernes los hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) recibieron la orden de enviar a sus hogares a aquellos pacientes estables o que no tengan ninguna urgencia de salud.

Los directores de cada centro médico de la institución fueron llamados a acatar esa directriz con el fin de liberar camas en preparación por el nuevo coronavirus, que ya registra 26 casos en el país y una cifra no revelada de sospechosos.

El gerente médico de la CCSS, Mario Ruiz, confirmó que este proceso ya inició y que el plan es liberar alrededor de 800 camas para atender un eventual pico de Covid-19, que a la fecha solo mantiene a tres personas internadas.

“Como parte de los planes de contingencia y como medida preventiva decidimos que desde jueves y viernes cada director de cada centro le ha dado egreso a pacientes que no tengan condiciones que comprometan su vida, es decir pacientes que no tengan ninguna urgencia, ya los directores de cada centro están activando esta medida”, dijo el gerente.

La CCSS tiene 5.400 camas en todo el país, de estas el 60% están ocupadas por pacientes que ingresaron en condición de emergencia y otro 10% son pediátricas, dejando ese 30% (800) para la atención de la emergencia.

Las autoridades médicas han insistido que mientras se sigan las recomendaciones y se mantenga contenida la emergencia el nuevo coronavirus no debería abarrotar los servicios médicos del país.

De la mano con esta medida, la Junta Directiva de la Caja autorizó la sustitución excepcional e inmediata de incapacitados, especialmente para atender la crisis en el hospital de Alajuela. Ahí hay 150 empleados que están en vigilancia domiciliar luego de haber estado en contacto con el funcionario que arrojó positivo por Covid-19.

“La CCSS está adoptando las medidas necesarias que permitan proteger el derecho a la salud y la vida que tiene la población y del cual la Caja es garante por ley. Nuestra responsabilidad es acoger los mecanismos que permitan satisfacer las necesidades de la colectividad y que prive el bien común”, dijo el director ejecutivo de la Caja, Román Macaya.