Última Hora

La vida después de la fama puede ser complicada y un testigo de ello es el astro brasileño Ronaldinho Gaúcho, quien junto a su hermano Roberto de Assis Moreira, cumple este miércoles seis días detenido en Paraguay.

Considerado el mejor futbolista del mundo en 2005, año en el que recibió el Balón de Oro y el trofeo FIFA World Player, ‘Dinho’ pasó de degustar las mieles del fútbol y el dinero a vivir tras las rejas luego de que intentara ingresar a territorio paraguayo con documentos falsos.

El juez Gustavo Amarilla decidió mantener la medida cautelar de prisión a Ronaldinho y su hermano por la magnitud de la causa y nuevas evidencias, pues se involucra a funcionarios públicos y empresarios que propiciaron la llegada de ambos.

La exestrella del Barcelona y la selección brasileña se encuentra recluido en la Agrupación Especializada de la policía de Paraguay en Asunción, a 31 kilómetros del centro de la capital, un recinto que es toda una fortaleza para las fuerzas armadas de ese país sudamericano.

Fotos e invitaciones.

Ni su mejor finta pudo esquivar la seguridad ni tampoco es un reo normal. Ronaldinho es un rostro inconfundible y lejos de sus problemas legales, muchos no pierden la oportunidad para fotografiarse y compartir en sitios que nunca imaginaron encontrarse a la ‘sonrisa del fútbol’.

Prueba de ello son las imágenes capturadas tras la detención donde se muestran a empleados de la Fiscalía de Asunción y el comisario principal Miguel Ángel Russo con el brasileño, un gesto que no fue bien recibido por algunos ciudadanos por su poca profesionalidad.

Blas Vera, quien se encuentra a cargo de la cárcel donde se encuentra Ronaldinho, detalló que al brasileño también le surgieron invitaciones para jugar un partido de fútbol con otros de los detenidos que se encuentran en el recinto.

“Está en un lugar donde habitan aproximadamente 25 internos y la mayor parte del día se maneja a lo interno de su dormitorio… No creo que él participe en el juego porque en este momento anímicamente no está muy bien”, dijo a medios paraguayos.

El comisario Vera también contó hay cualquier cantidad de niños que están frente a las instalaciones porque quieren saludarlo y visitarlo.

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, tampoco ocultó que siente un "enorme dolor" por el arresto del campeón mundial en Corea del Sur y Japón de 2002.

"No puedo negar que me produce un enorme dolor lo que está pasando una estrella del fútbol. Mis hijos se quieren ir (a la prisión) a sacarse fotos con él", manifestó el jefe de Estado en una entrevista televisiva en el canal Noticias Paraguay.

Visitas.

Eso sí, pocos han logrado la aprobación del brasileño para una reunión personal. Dos de ellos son los exfutbolistas Carlos Gamarra, quien vistió las camisetas de Atlético de Madrid e Inter, así como Rogelio Delgado, paraguayo con trayectoria en varios clubes sudamericanos.

“Él está bien, firmando autógrafos a todos los chicos. Estuve en una sala conversando con él”, comentó Gamarra.

“Dios quiera que entremos en racionalidad y que llevemos adelante un juicio que sea justo y sea legal, que esté a la altura de esta personalidad que al mundo le dio alegría desde el fútbol”, agregó Delgado.