Última Hora

El gobierno de Japón aprobó el martes un proyecto de ley con medidas para un eventual "estado de emergencia", que permitiría a las autoridades imponer el confinamiento de personas y requerir edificios para ser utilizados como hospitales.

Estas medidas serían parte de los esfuerzos de Japón en controlar la epidemia, a cinco meses de la fecha prevista para la apertura de los Juegos Olímpicos.

Si es aprobado por el parlamento, el proyecto otorgaría al primer ministro, Shinzo Abe, el poder de declarar un estado de emergencia e imponer medidas drásticas, aunque el gobierno subrayó que la situación aún no había llegado a ese punto.

"Actualmente no estamos en una situación en la que necesitemos declarar un estado de emergencia", dijo el martes a la prensa el portavoz gubernamental, Yoshihide Suga.

El nuevo coronavirus ha infectado a más de 500 personas en todo Japón y provocó nueve muertes.

La propagación del coronavirus en el país generó dudas sobre la posibilidad real de que los Juegos Olímpicos sean abiertos, como previsto, el 24 de julio, aunque las autoridades insisten en que la planificación continúa de manera normal.

A diferencia de la vecina Corea del Sur, Japón no ha llevado a cabo exámenes generalizados entre la población.

Además, el gobierno de Abe fue severamente criticado por la gestión de la crisis con el crucero Diamond Princess, que atracó cerca de Tokio con casi 700 personas contaminadas con el coronavirus.

De acuerdo con el gobierno japonés, las próximas semanas serán cruciales para frenar la propagación del coronavirus, y Abe ha instado a las escuelas a cerrar durante varias semanas.

El proyecto de ley aprobado por el gabinete este martes es una revisión de una ley de 2012 destinada a frenar la propagación de nuevas cepas de gripe, y se espera que pase sin mayores problemas por el parlamento con el apoyo de la oposición.

Según la nueva ley, una vez que el primer ministro declare el estado de emergencia en una parte específica del país, los gobiernos locales pueden exigir a los residentes que permanezcan en sus viviendas.

Según el gobierno aunque Japón todavía no está viendo una epidemia generalizada "es importante prepararse siempre para el peor de los casos".