Última Hora

Ya son nueve los casos confirmados de personas afectadas por el virus Covid-19 en nuestro país y el Ministerio de Salud insiste, dentro de sus medidas preventivas, en practicar un constante y efectivo lavado de manos. 

Sin embargo, un problema que aqueja a muchas personas es el desabastecimiento de agua en muchas zonas del país por los racionamientos que realiza el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA).  

Cerca de 280.000 personas en la Gran Área Metropolitana, enfrentan un panorama contradictorio: seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias pero tener dificultades a la hora de ponerlas en práctica, pues pasan un promedio de 9 horas por día sin el recurso.   

¿A qué se debe este racionamiento?

Según el AyA, la principal causa es el faltante de agua habitual en la época seca, al cual debe añadírsele el impacto del cambio climático.

Al no presentarse lluvias, los pozos de donde se capta el líquido están más limitados, por lo que el consumo debe ser más restringido.  

Zonas como Hatillo, Zapote, Alajuelita y los barrios del sur de San José, son las que más resienten esta restricción debido a aspectos geográficos, explicó Maritza Alvarado, comunicadora del AyA.

Otra de las justificaciones a las que acude Acueductos y Alcantarillados, es la “mala educación” que tienen los costarricenses a la hora de hacer uso del agua.  

Dejar la llave del tubo abierta mientras no se utiliza, lavar el automóvil, regar el césped o las aceras con manguera en horas de luz solar; son algunas de las malas prácticas que, según el AyA, conllevan al desperdicio y por lo tanto, a restringir el consumo.

Acciones  

La presidenta ejecutiva del AyA, Yamileth Astorga, anunció este lunes una serie de acciones que realizarán en conjunto con otras instituciones del país, con el fin de resolver el tema del suministro de agua en el área metropolitana y ajustarse precisamente a los protocolos del Ministerio de Salud para la prevención del coronavirus.

Astorga afirmó que desde el viernes 6 de marzo, entró en funcionamiento un caudal adicional al acueducto metropolitano, el cual inyecta alrededor de 100 litros adicionales por segundo, provenientes del embalse El Llano, ubicado en Orosi de Cartago.  

Esta cantidad de agua espera satisfacer el consumo diario de 24.500 personas aproximadamente.

La puesta en funcionamiento de este caudal se realizó en conjunto con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

Otra de las acciones planeadas será la compra e instalación de 20 tanques de almacenamiento que estarán ubicados en espacios públicos de las zonas con más desabastecimiento (Alajuelita, Zapote y barrios del sur) los cuales se llenarán con la ayuda de camiones cisterna.  

Estos camiones también dispensarán agua a centros educativos en los que el abastecimiento de agua sea crítico, según un proceso de identificación realizado conjuntamente con el Ministerio de Educación (MEP).

También se plantea conectar provisionalmente pozos privados ubicados en San José al sistema público.

Estas medidas pertenecen a un “plan inmediato de atención” que el AyA realiza para atender el suministro de agua que permita a las comunidades del país seguir las recomendaciones preventivas contra el Covid-19.