Última Hora

El Ministerio de Salud pidió a las iglesias aplicar cambios en sus celebraciones para evitar el contagio del coronavirus, ante su inminente llegada al país. El jerarca de la cartera, Daniel Salas, envió un oficios a José Rafael Quirós, arzobispo de San José, y Jorge Gómez, Presidente de la Alianza Evangélica.

En el caso de la Iglesia Católica, las autoridades sanitarias solicitan que los sacerdotes y ministros de la comunión “brinden la Sagrada Eucaristía en la mano y así evitar el contacto mano-boca. Igualmente, es importante que el saludo de paz se realice de forma que no se dé el contacto físico (evitando el beso o apretón de manos), medidas que debe contemplar para las demás celebraciones y convivios religiosas”.

Este medio consultó sobre la medida a la oficina de prensa de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, pero su encargada aseguró que no han sido notificados sobre la solicitud.

Medidas adicionales

El Ministro de Salud también solicitó la colaboración del Ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata. La idea es que, en las próximas semanas, se coloque rotulación en los buses y en los vagones del tren con el mensaje “no se toque la cara si no se ha lavado las manos”.

A la Ministra de Trabajo, Geaninna Dinarte, las autoridades sanitarias le pidieron ayuda para garantizar el cumplimiento de los protocolos específicos en los centros laborales. “Se recomienda la creación de comités, la designación de personas líderes que saquen tarjeta amarilla a quienes no acaten las medidas”, detalló Salas.

Sobre la posibilidad de suspender eventos masivos, el jerarca del sector salud indicó que solo se valoraría en caso de que exista una transmisión ampliada. En este sentido se toman en cuenta los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como el comportamiento que tendrá el coronavirus una vez que se detecte en el país. 

Población de riesgo como adultos mayores, diabéticos, personas obesas o con alguna condición de fondo, no deberían asistir a conciertos u otras actividades masivas por prevención. “En las primeras semanas, necesitamos que la transmisión no sea explosiva”, concluyó el Ministro.

Por ahora, no hay casos sospechosos de COVID-19 en Costa Rica.