Última Hora

La Asociación de Jugadores Profesionales de Costa Rica (Asojupro) mostró preocupación por las denuncias que realizan los futbolistas contra los árbitros de la Primera División, pues a su criterio estos están siendo perjudicados con sanciones poco claras.

De ahí que la asociación pedirá una reunión con la Comisión de Arbitraje para tratar a fondo este tema e incluso pedirá cambios en el reglamento disciplinario para evitar sanciones severas cuando no se tienen pruebas contundentes.

“Asojupro le pide una reunión a la Comisión de Arbitraje para ver los puntos por los cuales están tan sensibles los árbitros y no están permitiendo que ni tan siquiera se les hable y de dónde viene esa disposición. También queremos cambios en el reglamento donde no solo el club pueda presentar una apelación, sino el jugador en el caso de que el club no lo quiera hacer. Y que las sanciones para arriba de tres partidos se apliquen si el árbitro tiene pruebas contundentes”, comentó Alejandro Sequeira, presidente de este gremio.

El último caso polémico se dio el pasado domingo en la cancha del Juan Gobán de Limón, donde el portero de Alajuelense, Leonel Moreira, aparentemente fue víctima de un insulto de Ricardo Montero, según declaraciones del gerente deportivo manudo, Agustín Lleida.

El directivo reveló a diversos medios de comunicación que Montero le habría dicho al portero “jalá de aquí mierda, jala de aquí mierda”, de acuerdo al testimonio que recopiló del resto de futbolistas.

Esto provocó el enfado del guardameta, que molestó reaccionó contra el árbitro y se fue expulsado al minuto 59’.

A criterio de la Asojupro este tipo de comportamientos deberían estudiarse a fondo, pues al final, el jugador es el perjudicado al purgar una sanción y no poder defenderse.

Otros casos que exponen.

La Asojupro también explicó que solo en este torneo ya se han registrado situaciones similares.

La primera de ella fue la de Kevin Cunningham a quien le tocó purgar un castigo de cuatro partidos por supuestamente pellizcar a Henry Bejarano, quien fungía como cuarto árbitro.

El limonense negó los hechos, pero el Comité Disciplinario lo sancionó tomando en cuenta solo el reporte del árbitro.

También destacaron el caso de César Elizondo de Pérez Zeledón, quien actualmente purga un castigo de seis meses porque el árbitro Allen Quirós puso en su informe que el jugador lo agredió.

Sin embargo, el generaleño niega que haber golpeado a Quirós, pero ha sido afectado privándosele de participar de los partidos de su equipo en el presente campeonato sin siquiera poder demostrar lo contrario, pese que en las tomas de video no se muestra ninguna agresión.

“En la Asociación de Jugadores estamos molestos porque en los últimos meses se han presentado cuatro situaciones, una en la que el árbitro hizo actos racistas contra Keysher Fuller, otra que denuncian que Kevin Cunningham pellizca a un árbitro y lo sancionan con cuatro partidos. Otra en la que dicen que César Elizondo golpea a un árbitro y no se ve nunca la agresión. Y este fin de semana donde nos damos cuenta que a Leo Moreira lo ofende el árbitro y lo terminan expulsando”, añadió Sequeira.

El torneo pasado el lateral florense, Keysher Fuller, denunció que el central Benjamín Pineda le propinó insultos racistas, por lo que reaccionó y se fue expulsado.

Además, Asojupro también denunció los insultos racistas de los que fueron objeto los integrantes de Limón FC por parte del cuarteto arbitral en el estadio Carlos Ugalde.

“¿Quién evalúa a los árbitros? Es algo que no sabemos, ¿y si proponemos que graben las conversaciones de los árbitros por los auriculares para saber si ofenden o no?

“Como la Comisión Disciplinaria acepta el informe arbitral tal y como lo escriben y aplica el reglamento disciplinario, y lo que vemos es que a los futbolistas les están metiendo sanciones de cuatro partidos o más. Y ningún club quiere apelar porque no es tomado en cuenta el testimonio del jugador”, concluyó el presidente de la asociación.