Última Hora

El ministro de la Presidencia Víctor Morales Mora terminó su interpelación defendiendo una vez más la legalidad de la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD), a pesar de que en reiteradas ocasiones alegó desconocimiento sobre los pormenores de su funcionamiento.

El último en cuestionar al ministro sobre su papel en el fallido decreto fue el legislador Jonathan Prendas, del bloque Nueva República, que entre otras le cuestionó a Morales si él o el Presidente se arrepentían de haber respaldado con su firma el artículo 7 del decreto, que alude a la obligación de las instituciones al traslado de información, incluida aquella de carácter sensible.

“Seguimos los canales institucionales, le corresponderá a los órganos competentes definir si se trató de un decreto ya derogado ilegal o inconstitucional, de manera que hicimos lo que hicimos por razones de conveniencia hacer (…) Nada de lo que se hizo se hizo para hacerle daño a las personas, se hizo para hacerles bien”, dijo Morales.

“Se contradice usted, porque todo el día ha pasado diciendo que no sabe qué hizo o qué se pidió, entonces no sabe si se hizo bien o mal”, dijo el diputado de oposición.

Efectivamente el ministro alegó no saber a ciencia cierta a quién solicitó información la UPAD ni qué datos, como tampoco quién ideó la unidad, a quién le respondía y bajo qué órdenes se hizo.

En su larga comparecencia el ministro de la Presidencia insistió en que él solo tiene siete meses en el cargo y que muchas de esas decisiones lo anteceden.

Sin embargo, insistió en todo momento en que lo firmado se hizo bajo la premisa de que todo era legal, aunque reconoció que eso lo tendrán que dilucidar otras instancias.

En términos generales la comparecencia no fue demasiado reveladora, excepto tal vez por la aceptación de que el decreto fue firmado sin conocer la de oposición de Mideplan al mismo.

Precisamente la comisión que investiga la UPAD iniciará sesiones este martes, ahí también será llamado a comparecer el ministro Morales Mora.