Última Hora

Dos reuniones celebradas la semana anterior entre la Contraloría, el Banco Central y el Ministerio de la Presidencia dieron por zanjada la acalorada discusión sobre cómo deberá aplicarse la regla fiscal en el Gobierno.

La tesis que prevalecerá será la del ente contralor, que defendió que ese control del crecimiento del gasto debería analizarse a partir de los montos liquidados y no los presupuestados, una diferencia con respecto a la interpretación del Ministerio de Hacienda que además era respaldada por el Ejecutivo.

“A partir de las conversaciones entre Hacienda, el Ministerio de la Presidencia y la Contraloría General de la República hemos establecido los parámetros para la aplicación de la Regla Fiscal. La Regla Fiscal debe aplicarse en toda su extensión. Por eso es ley de la República”, dijo el presidente Carlos Alvarado.

Para este año en particular, ese choque de criterios supondría una diferencia de ₡433.000 millones en el presupuesto nacional.

¿Cómo llegó el consenso?

La semana anterior el Banco Central se unió a la discusión sobre la aplicación de la regla fiscal, incluida en la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

La tesis de su presidente Rodrigo Cubero fue que era materialmente imposible aplicar la regla como lo pretendía la Contraloría, pues no se puede definir como base el presupuesto liquidado cuando este aún se está ejecutando.

Ese pronunciamiento, que respaldaba el de Hacienda, dio paso a dos reuniones claves entre el Central, Contraloría y Presidencia.

“La semana pasada (miércoles y viernes), tanto por teléfono como en persona en la Contraloría General de la República, se expuso el alcance de la regla fiscal al Banco Central y el Ministerio de la Presidencia por parte de personal técnico de la CGR.

“Para la CGR es habitual exponer el punto de vista legal y técnico presupuestario en casos como este, tan relevante para la aplicación de la regla fiscal según la ley de las finanzas públicas”, dijo la Contraloría mediante su departamento de prensa.

En ambas reuniones el ente contralor explicó a las partes que la aplicación de la regla tiene tres momentos en lo que se supervisa el cumplimiento de esta: cuando se presupuesta, cuando se ejecuta y cuando se liquida.

Así, Contraloría describió que al momento de presupuestar la regla se aplicará contra el presupuesto del año anterior, que luego se revisará de manera trimestral en su ejecución y finalmente contra lo ejecutado en su liquidación. En todo ese proceso se deberá respetar el límite de crecimiento de 4.67% definido.

El Presidente Carlos Alvarado aseguró la noche del martes que en los próximos días emitirá un decreto sobre este tema. Ese decreto iría enfocado en evitar nuevas interpretaciones a partir del reglamento que puedan volver a distorsionar la aplicación de la ley.

Semanas atrás el mandatario señaló en una airada atención a la prensa que aplicar la regla según el criterio de la Contraloría era "un suicidio y una insensatez", pues obligaría al cierre de seis ministerios. 

Esa versión, sin embargo, fue ampliamente criticada, pues la reforma atacaría el incremento del gasto, nunca el presupuesto, por lo que no debería suponer una amenaza para la estabilidad de las instituciones o ministerios.