Última Hora

Un público totalmente entregado al español de 30 años Pablo Alborán, chicas que llegaron solas a disfrutar al artista en todos los sentidos y parejas que se daban regalos de casados, fueron elementos atractivos entre las historias que se puede encontrar entre el mar de aficionados a la música del ibérico.

Grupos de amigas, el tradicional fans club, una española radicada en Costa Rica y una pareja que llegó desde Panamá exclusivamente solo a ver al artista en vivo, son algunas de las anécdotas que le mostramos en el video adjunto.