Última Hora

Un juez notarial anuló esta semana el matrimonio de la pareja de mujeres casadas en el 2015 y suspendió por 13 años al notario que lo realizó, Marco Castillo.

Sin embargo, el Código Notarial y algunos expertos señalan que ese acto no es permitido.

Este lunes se dio a conocer que el Juzgado Notarial del Primer Circuito Judicial suspendió a Castillo por haber casado a Jazmín Elizondo con Laura Flores, cuando una de ellas estaba inscrita como hombre en el Registro. 

Según indicó Herman Mora, presidente de la Academia Notarial de Costa Rica, este juez no tiene la posibilidad de anular una escritura pública,  ya que el proceso disciplinario notarial únicamente cuenta con dos alcances, para sancionar económicamente o para suspensiones de notarios.

Por lo que anular un matrimonio del Registro no estaría en su poder.

Por su parte, Ricardo González, especialista en derecho de familia, confirmó a Teletica.com que la persona indicada para realizar este procedimiento es un juez de familia.

“A estas personas tienen que informarles que hay una pretensión y darles un tiempo para que contesten y defiendan su prueba. Si esto no se hace en esa sentencia se está absolutamente violentando el debido proceso legal”, añadió González.

Por definición y por ley este proceso estaría establecido únicamente en el Código de Familia.

Sanción a Marco Castillo

Marco Castillo es el notario que casó a Laura Florez-Estrada y Jazmín Elizondo Arias en el 2015. Esto se pudo realizar ya que en ese momento Jazmín aparecía inscrita como hombre en el Registro Nacional.

Rubén Hernández, abogado constitucional, aseguró que Castillo sacó provecho de un error material para realizar un matrimonio que fue ilegal en su momento.

Sin embargo, desde el 26 de noviembre del 2018 quedó en firme la sentencia de la Sala Constitucional que indica que es permitido en nuestro país el matrimonio de personas del mismo sexo.

Por esta razón, la suspensión de 13 años de Castillo por parte del mismo juez notarial abre la posibilidad de apelación, ya que la norma de ilegalidad matrimonio igualitario ya no tiene vigencia.

Castillo, por su parte, fue enfático en el hecho de que va a apelar la sentencia y que si esta quedara en firme no dudaría en llevar el caso a las instancias superiores del país, así como a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

“El juez en su sentencia desconoce los fallos internacionales”, aseguró el abogado.