Última Hora

La ampliación de la ruta 27 que comunica San José con Caldera iniciará entre abril y mayo de 2021 e incluirá la construcción de un paso a desnivel en La Sabana así como tres nuevos puentes.

El presidente Carlos Alvarado presentó oficialmente la hoja de ruta para el proyecto, que nuevamente estará a cargo de la española Autopistas del Sol, actual concesionaria de la autopista.

“Esta ruta es clave para el turismo costarricense, para el Pacífico Central, es crítica para el sector logístico productivo por su comunicación con Puerto Caldera y el Pacífico, es crítica para el empleo, es una de las rutas de mayor afluencia para costarricenses y lo vemos en las celebraciones o fines de semana largos, lo mismo se refleja en la congestión vial y es claro que se requiere una ampliación”, dijo el mandatario.

Alvarado aseguró que este proyecto es una oportunidad de crear confianza entre la población para el modelo de concesión como una ruta de desarrollo.

La ampliación se realizará mediante una adenda al contrato actual con Globalvía, que este año cumple 10 años de manejar la ruta 27.

En el acto estuvieron presentes el ministro de Transportes Rodolfo Méndez Mata, el de Enlace André Garnier, el secretario del Consejo Nacional de Concesiones José Manuel Sáenz y representantes de Globalvía.

El proyecto precisará de una serie de expropiaciones a lo largo de los 76 kilómetros que componen la ruta. Sáenz explicó que ya se han realizado un 90% de las expropiaciones en el sector entre Escazú y Ciudad Colón.

Las obras

Las obras estarán distribuidas en tres sectores: el primero comprende entre Gimnasio Nacional y el intercambio de Siquiares.

Ahí se construirá un paso a desnivel en La Sabana para descargar el tráfico de la ruta 27 directamente a avenida 10.

Se ampliará el intercambio en la 29 y la plaza de peaje de Escazú, así como la construcción de un nuevo intercambio en Santa Ana con la Ruta 147, mejoras funcionales en el intercambio de Guachipelín y de Ciudad Colón, así como la ampliación de carriles entre la salida a Ciudad Colón hasta el intercambio de Gúacima, entre otras.

El segundo sector incluye los tramos entre el intercambio de Siquiares y el de Atenas y otro entre Orotina y Caldera.

Ahí se ampliará dos carriles por sentido con espaldones y separación física con barreras de concreto, así como la construcción de dos nuevos puentes (Río Grande y Jesús María) y la ampliación de la estructura del intercambio Caldera y mejoramiento de medidas de seguridad entre Bolsón y Caldera, entre otras.

Finalmente el último sector traerá la ampliación a dos carriles por sentido entre el intercambio de Atenas y el intercambio de Orotina.

Esto mediante la construcción de espaldones y separación física con barreras de concreto, soluciones especiales en taludes y calzada.

Se construirá un nuevo puente mayor sobre la quebrada Concepción y sobre Quebrada Salitral, entre otras.

El proyecto estaría listo para 2025 y su costo sería de alrededor de $570 millones. El impacto de este en las tarifas de peajes aún está por definirse, pero el aumento llegará. 

“Queremos que sea sostenible económicamente y que las personas puedan pagar, que sea de calidad, que no nos engañemos pensando que estas cosas se pagan solas”, dijo Alvarado.