Última Hora

El fútbol sigue siendo el deporte rey en Costa Rica, eso sí, cada vez pierde más fuerza. Así lo arrojó el estudio “Percepción de la población costarricense sobre el fútbol” que desarrolló el Instituto de Estudios Sociales en Población (IDESPO).

La encuesta se llevó a cabo entre el 4 y el 18 de agosto del 2018. Se calculó una muestra de 1.003 personas  de todo el territorio nacional con llamadas telefónicas mediante una selección de números aleatoria. Los resultados cuentan con un nivel de confianza del 95% y un margen de error de + 3,1%.

El Deportivo Saprissa es el club con más aficionados del país. Un 48% de los aficionados consultados aseguraron ser morados, mientras que un 38% se decantaron por Liga Deportiva Alajuelense. Le sigue el Club Sport Herediano con un 8% y Cartaginés con un 3%.

El gusto por los equipos se hereda. Entre lo curioso de los resultados, un 56,6% de los aficionados consultados son seguidores de su equipo gracias a la tradición familiar que se va transmitiendo entre generaciones, contrario a apenas el 15,4% que elige seguir un equipo por sus logros deportivos, mientras que un 11,7 se hacen aficionados del equipo por su regionalidad.

El dato más alarmante para las autoridades del fútbol nacional, es que apenas una de cada 10 personas van siempre, o casi siempre a los estadios.

“No todo mundo va al estadio, y eso demuestra por qué cuesta que los estadios del fútbol nacional se llenen, en Tibás, Heredia o Alajuela se llenan ocasionalmente”, comentó Onésimo Rodríguez, investigador del IDESPO en entrevista con la oficina de comunicación de la UNA.

Las barras con mala nota

La antipatía de los aficionados al fútbol por asistir a los estadios va de la mano con la percepción que tienen sobre las barras de fútbol.

El 58,4% de los aficionados encuestados relacionan a las barras con violencia. Un 17,2% los calificaron como maleantes y delincuentes y un 26,8% creen que si llegan a apoyar a sus equipos.

Eso sí, el 91,6% de los encuestados mencionó nunca haber tenido ningún problema o conflicto con alguna barra de fútbol o con algún miembro de ellas. Un 45% de los encuestados considera que los propios equipos de fútbol son los responsables de que existan las barras de fútbol.