Última Hora

Los casos de paperas que se presentan desde mediados de agosto en varios centros penitenciarios del país siguen en aumento.

El Ministerio de Salud reporta este miércoles que 22 personas más fueron diagnosticados en las últimas horas con parotiditis. Se trata de 459 personas en total de las cuales 375 son privados de libertad y 84 funcionarios penitenciarios.

Al último corte que se había presentado este martes con 437 casos en total, se sumaron 18 reos más y cuatro trabajadores del sistema judicial.

En Salud explicaron las dificultades para atender este brote en el sistema carcelario nacional.

“No es la misma posibilidad de transmisión en sitios abiertos que cerrados. El sistema tiene riesgos como el hacinamiento y hay un intercambio diario de personas que puede complicar el tema… Puede ser que muchos estuvieran encubando el virus y por eso ahora hay más casos”, explica Dr. Rodrigo Marín, Director de Vigilancia de la Salud.

Entre las medidas tomadas junto con el Ministerio de Justicia está la prohibición del traslado de reos entre centros penitenciarios, así como prohibir las visitas de familiares.

“Es complicado a veces porque los mismos privados de libertad esconden los síntomas para evitar los cierres, por lo que hay que realizar una búsqueda activa ingresando a los módulos porque uno solo que no hayamos captado es un problema”, agregó Marín.

Además, una campaña de vacunación en conjunto con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ya cubrió a más de 20.000 personas con el fin de reducir la problemática.

Las paperas se presentan por una infección viral que afecta principalmente a las glándulas salivales provocando inflamación en uno o ambos lados de la cara.

Aunque es un padecimiento multifactorial las autoridades esperan que en diez días se puedan doblar las curvas hacia la disminución de casos.