Última Hora
Internacional

Un G7 fracturado, a prueba para resolver las crisis que sacuden al mundo

Los dirigentes, que han llamado a actuar contra los incendios del Amazonas, podrían anunciar medidas financieras para luchar contra el fuego, que han arrasado miles de hectáreas en Brasil, Bolivia y Paraguay

AUG 25 2019 AFP Agencia

Los líderes del G7 intentarán este domingo acordar medidas contra los incendios en la Amazonía, en una cumbre en Francia en la que buscarán también pactar un plan para reactivar la economía mundial, con la guerra comercial chino-estadounidense como telón de fondo.

Los mandatarios de este club de potencias industrializadas, reunidos desde el sábado en el exclusivo balneario de Biarritz, en el suroeste de Francia, entrarán de lleno en los debates el domingo, en medio de una nutrida agenda diplomática y grandes fracturas internas que podrían socavar el encuentro.

Los dirigentes, que han llamado a actuar contra los incendios que asolan desde hace algunas semanas el llamado "pulmón del planeta", tildados de "crisis internacional" y de "ecocidio", podrían anunciar medidas financieras para luchar contra el fuego, que han arrasado miles de hectáreas en Brasil, Bolivia y Paraguay.

"La Amazonía es nuestro bien común", manifestó el presidente francés, Emmanuel Macron, anfitrión de la cumbre, quien llamó a una "movilización de todas las potencias" para sofocar las llamas que devoran la Amazonía, considerada vital para el futuro del planeta.

La preocupación por los fuegos que consumen una parte de la selva tropical más extensa del mundo acaparó parte de la atención en la primera jornada de la cumbre del G7 y fue uno de los "puntos de convergencia" encontrados por Macron y su par estadounidense, Donald Trump, en un almuerzo.

La inscripción en la agenda del cónclave de esta crisis, sin participación de los países de la región, provocó la furia del presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien denunció una "mentalidad colonialista fuera de lugar en el siglo XXI". 

El mandatario sudamericano afirmó además que "otros países" que le ofrecieron ayuda "se pusieron a disposición para llevar la posición brasileña ante el G7", sin especificar cuáles.

Amenazas de recesión

Este domingo, las miradas se centrarán también en el primer ministro británico, Boris Johnson, que hará su debut internacional desde que asumió las riendas de Reino Unido en plena crisis del Brexit.

Uno de los momentos estelares será su encuentro con el mandatario estadounidense, con quien ambiciona pactar un gran acuerdo comercial que suavice la sacudida económica prevista en caso de un Brexit sin acuerdo.

Johnson pidió el sábado al presidente Donald Trump, con quien mantienen una buena sintonía política, que elimine las "considerables barreras" para las empresas británicas que quieren exportar al mercado estadounidense.

"Hay enormes oportunidades para las empresas británicas [...] pero va a ser necesario que nuestros amigos estadounidenses cooperen", apuntó.

Tras este encuentro, Donald Trump y Boris Johnson se reunirán con los otros líderes del G7: el francés Emmanuel Macron, la alemana Angela Merkel, el japonés Shinzo Abe, el italiano Giuseppe Conte y el canandiense Justin Trudeau, con quienes hablarán del estado de la economía mundial.

En las últimas semanas, han aparecido señales preocupantes en grandes economías como Alemania, China y Estados Unidos, que hacen temer una desaceleración económica a nivel global.

Europeos y japoneses han responsabilizado de la situación a la guerra comercial que mantienen los dos principales bloques económicos del mundo, Estados Unidos y China, que el viernes endurecieron sus posiciones y se impusieron mutuamente nuevos aranceles.

"Las tensiones comerciales son malas para todos", advirtió Macron, quien resumió con estas palabras la preocupación general en el foro.

"Acuerdos y desacuerdos"

En un intento por convencer a Trump de no imponer nuevas tasas a los vinos franceses en respuesta a la decisión de París de gravar a los gigantes digitales como Facebook o Amazon, Macron invitó el sábado a Trump a un almuerzo de trabajo que inicialmente no estaba previsto en la agenda.

Con este almuerzo, el jefe de Estado francés "creó las condiciones para un buen grado de convergencia dentro del grupo (del G7) y obtuvo clarificaciones de Donald Trump" sobre las principales cuestiones en la agenda de esta cumbre, "incluyendo acuerdos y desacuerdos", señaló el Elíseo.

"Están pasando cosas buenas para nuestros dos países. ¡Gran fin de semana con otros dirigentes del mundo!", tuiteó por su parte Trump.

Mientras tanto, a unos kilómetros de Biarritz, activistas anti-G7 convocaron nuevas acciones para este domingo después de una contracumbre a finales de semana. El sábado, miles de personas marcharon pacíficamente de la localidad francesa de Hendaya hasta Irún, en España, para reclamar un "mundo más justo" y un medio ambiente "mejor protegido".

© Agence France-Presse


¿Qué opinas de esto?

Más recientes

Mi Reporte

Ver todos