Última Hora

La noche y madrugada en que ocurrió el crimen de una turista venezolana en un hotel de Escazú casi todas las habitaciones estaban ocupadas.

La policía ha investigado a un conductor de Uber, a dos guardas, una miscelánea, los dueños del hotel y varios huéspedes.

Este video se realizó el pasado 1 de abril tras una reconstrucción de hechos que realizó el OIJ, la Fiscalía y en la que participaron los abogados de la familia de Carla Stefaniak, quien fue asesinada entre el 27 y 28 de noviembre del 2018.

En esa diligencia judicial se hizo un recorrido desde la habitación donde se hospedaba la joven, y en la cual habría sido atracada hasta el sitio donde apareció su cuerpo.

Sin embargo, existen sospechas por rastros de fluidos que se hallaron que la víctima estuvo en la que llaman habitación 10.

¡Quiénes se hospedaban en esa habitación? Por el momento los abogados de la familia como el OIJ lo mantienen en secreto para no interrumpir las investigaciones.

Hasta el momento, como sospechoso del crimen figura un guarda de seguridad de nacionalidad nicaragüense de apellido Espinoza, quien descuenta prisión preventiva.

Sin embargo, en el expediente del caso del cual tiene copia Telenoticias, aparte de la declaración del principal imputado, existe una declaración de un conductor de Uber con quien la víctima estuvo las horas previas a su muerte durante un paseo por varios sectores de San José.

Asimismo, existen sospechas sobre la persona que realiza la limpieza de las habitaciones ya que la misma fue limpiada en varias ocasiones con vinagre, incluso, fue arrendada un día después del hallazgo del cuerpo.

También la familia de la víctima insiste en investigar a los dueños del hotel quienes según las investigaciones estaban dentro de la propiedad la noche en que ocurrió la muerte Carla Stefaniak. Así lo declaró el padre de la víctima a una cadena internacional de noticias la semana anterior.

Aún faltan resultados de pericias que se realizaron en prendas y en el cuerpo de la turista venezolana. Por ejemplo, se encontró semen en una de sus prendas, pero no se sabe aún con cuál ADN concuerda, además, había sangre en las uñas de las manos de la joven, pero tampoco está claro si corresponde a fluidos del principal sospechoso.

En total, los abogados de la familia consideran que podrían ser hasta 7 las personas sospechosas del crimen y esperan resultados pronto por parte del OIJ y la Fiscalía.