Última Hora

Costa Rica aspira a que su selección de fútbol tenga un juego más ofensivo, con la preferencia por el uruguayo Gustavo Matosas como técnico del combinado mayor, dijo este jueves la dirigencia local.

El presidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), Rodolfo Villalobos, declaró que la posible selección de Matosas responde al deseo de que "la sele" tenga un juego más ofensivo, a diferencia del estilo recatado y conservador del técnico anterior, Oscar Ramírez, quien llevó al equipo al Mundial de Rusia-2018.

"Es un tipo ofensivo que apuesta a ganar. Sus equipos son equilibrados, se defienden bien y no dejan de atacar", declaró Villalobos en conferencia de prensa, en la que presentó un informe sobre el desempeño deficiente de Costa Rica en Rusia.

La Fedefutbol inició esta semana "negociaciones finales" para contratar a Matosas, de 51 años, un técnico con un exitoso paso por el fútbol mexicano, donde fue campeón con León y ganó la Liga de Campeones de Concacaf con el América.

Matosas es el preferido de una lista de cuatro candidatos, en la que estaban el colombiano Luis Fernando Suárez y los mexicanos Victor Manuel Vucetich e Ignacio Ambriz.

"Después de las cuatro entrevistas, (Matosas) es la persona que reúne los mayores calificativos para enfrentar un cambio generacional, un proceso fuerte de elimintarias", dijo Villalobos.

Comentó que el entrenador les presentó un análisis detallado de cómo observó a Costa Rica en el pasado Mundial, con detalles de los jugadores que fueron y otros que pudieron haber ido.

En el informe de la actuación de Costa Rica en Rusia, Villalobos destacó que los jugadores llegaron con niveles físicos desiguales, y "creemos que fue uno de los aspectos que afectó el rendimiento".

Varios de los jugadores principales llegaron arrastrando lesiones que superaron muy cerca del inicio del Mundial, lo que afectó su rendimiento, agregó.

Citó también la necesidad de que el campeonato local tenga mayor nivel competitivo para que pueda aportar más jugadores a la selección y no tenga que depender tanto de sus 'legionarios'.