Última Hora

El Director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Wálter Espinoza, aseguró este lunes que una mujer identificada como Katherine Tatiana Smith Smith, oriunda de Limón, era quien alquilaba la casa donde habrían tenido retenido al empresario italiano, Stefano Calandrelli. 

Antes de trascender este caso la mujer ya era investigada por agentes del OIJ pues era sospechosa de otras tres desapariciones temporales.

Según las investigaciones la mayoría de los casos era el mismo modo de operar: la sospechosa contactaba la persona de interés por una red social (Badoo), lo citaba en su casa en San Joaquín de Flores y las personas desaparecen temporalmente hasta que se da un pago.

Las investigaciones señalan que no se trata de la solicitud de un rescate, lo que hacen es despojar a la persona del dinero, bienes y otras pertenencias.

Y es que las redes sociales se han convertido en una trampa mortal y un modo de operar para algunas bandas criminales.

De esta manera, contactan a posibles víctimas y por medio del engaño las citan y las despojan de sus pertenencias, cometen violaciones y hasta secuestros extorsivos, un cometido que se ha extendido principalmente en México, y varios países de Sudamérica.

Uno de esos ocurrió en Perú donde una mujer durante una reconstrucción de un homicidio reconoció a la policía que contactó a su víctima por medio de Tinder, una conocida red social.

El OIJ solicita a toda aquella persona que haya sido víctima de este modo de operar que denuncien al 800-8000-645.