Última Hora

La adversidad no vence a esta familia. Desde hace muchos años 4 de los 10 hijos de Ángela perdieron toda clase de movilidad.

Una extraña enfermedad les ocasionó parálisis total.

Para poder moverse usan sillas de rueda y se alimentan de lo poco que tienen. Casi siempre comen banano y ñame, además de otras verduras que ellos siembran.

Candelario, Ancelmo, Enida y Alberto sufren de este mal, del que los médicos saben muy poco.

A estos 4 muchachos que tienen entre los 38 y 43 años hay que atenderlos las 24 horas del día y en todo momento.

Ellos no pueden comer solos, menos ir al baño o asearse.

Esta familia vivía en las más remotas montañas de Talamanca pero por el deterioro en la salud de estos muchachos, se vieron obligados a trasladarse hasta Gavilán Canta, para estar más cerca de la clínica ante alguna emergencia.

Este pueblo está a unas 9 horas y media de San José.

Allí Ángela les prepara la comida a sus hijos, ellos son muy humildes y un fogón es la mejor herramienta para subsistir.

La preocupación de esta madre era tanta que siempre le pedía a Dios mucha ayuda.

Esa ayuda llegó hace 22 días y ahora estos 4 muchachos están internados en la fundación Hogar Manos Abiertas donde son especialistas en la atención de personas tetrapléjicas.

Desde Talamanca los trasladaron hasta Tres Ríos donde les están brindando los cuidados adecuados y los medicamentos necesarios.

Eso sí, solo ellos están internados y la madre llora todos los días porque extraña a sus hijos, a los que considera sus bebes.

Si usted desea ayudar a esta familia puede depositar al número de cuenta 200-01-152-004921-1 del Banco Nacional.

Manos quedan nunca estarán vacías.