Última Hora

Bloomframe, la ventana que se convierte en balcón accionando un sencillo mecanismo eléctrico y que ha sido concebida por KAWNEER en Amsterdam, ha recibido varios  Premios de Diseño. 

Esta es una práctica solución arquitectónica que ofrece al usuario un entorno de vida flexible, pudiendo disfrutar de un espacio abierto cuando se desee y que puede integrarse en fachadas, tanto de edificios de apartamentos, como hoteles y oficinas.

Bloomframe está constituida por un doble marco articulado con perfiles de aluminio con rotura del puente térmico. Posee además un sistema electrónico inteligente de activación de apertura y cierre, así como una superficie de suelo aislada y reforzada con un panel de acero. Cuando el mecanismo se activa y se abre, el balcón se despliega con ayuda de dos potentes palancas. Cuando está completamente abierto un sistema de bloqueo garantiza la óptima seguridad de la pieza y la fachada y se adapta a las necesidades de altura concretas.

Bloomframe puede soportar un peso de hasta 350 kilos por metro cuadrado y mide hasta 3 metros máximo de ancho por 2,4 metros de alto. Así mismo, la parte inferior se puede personalizar para conseguir el diseño deseado.

Una gran idea que permite tener luz y disfrutar de un espacio abierto en cualquier momento, cuando está cerrada se ve como una ventana convencional. Eso sí, en modo balcón no es muy recomendable para personas de sufran de vértigo.