Última Hora

Unidades abandonadas y algunas con problemas mecánicos dificultan las labores de los policías de tránsito.

El plantel de la Policía de Tránsito ubicado en Zapote está lleno carros y motos que tienen meses de estar abandonadas y están en medio de un basurero.

Oficiales dicen viajar en unidades en mal estado y denuncian que tardan mucho para arreglarlas.

Mencionan que la falta de un taller mecánico propio empeora la situación.

En la Dirección de Tránsito dicen que pronto todo será diferente y apuntan a que acaban de adquirir 165 vehículos del año, los cuales serán utilizados en poco tiempo.

También indicaron que un taller mecánico ubicado en La Uruca ganó la licitación para reparar las unidades que presenten daños.

Agregaron que en Zapote construirán un nuevo plantel para que los funcionarios hagan su labor en mejores condiciones.