Última Hora

Dicen que cuando hay amor todo es posible. Eso lo comprobamos en el Hospital Calderón Guardia.

Nos adentramos en un lugar en el que nadie quiere estar, para conocer el trabajo de médicos, enfermeras y voluntarios de la sala de quimioterapia.

Y no nos va a creer, pero lejos de tristeza, encontramos carcajadas, chistes y lágrimas de felicidad.

Observe todos los detalles en el video adjunto a la nota.