Última Hora

Permitir que sus hijos jueguen en un castillo inflable sin supervisarlos podría costarles la vida.

Una investigación de la Comisión de seguridad de productos al consumidor de los Estados Unidos reveló que del 2003 al 2013, 113 mil personas resultaron heridas debido a estos juegos. 

12 de ellas fallecieron por causas como lesiones en el cuello, golpes en la cabeza y sofocación. 

A pesar de ser una atracción peligrosa, en Costa Rica su uso no está regulado y no se planea hacerlo.

Si los padres de familia insisten en que sus hijos se diviertan con esto, se aconsejan verificar que este bien inflado, limpio y con un buen anclaje.

Alex Solís del Cuerpo de bomberos explica en el video adjunto a la nota cómo revisar estos aparatos.