Última Hora

Con las vacunaciones contra el coronavirus en marcha en todo el mundo, todas las miradas están puestas en aquellos que ya han recibido su dosis. Para los que solo leen los titulares, surge una narrativa preocupante: "Vinculan la vacuna de BioNTech/Pfizer con la muerte de 23 ancianos en Noruega"; "Quince muertes después de la vacunación contra el coronavirus"; "Muertes en residencia de ancianos después de la vacuna contra el coronavirus"; "Voluntario de los ensayos muere después de vacunarse contra COVID-19". En cualquier caso, hay más detrás de las historias de lo parece.

DW revisó varios casos en Alemania, España, Estados Unidos, Noruega, Bélgica y Perú, y encontró que en todos ellos los expertos no pudieron encontrar vínculos causales entre la vacunación y las muertes.

Hasta el viernes, se han administrado al menos 37 millones de vacunas contra el coronavirus en estos países, según el rastreador global de vacunas de Bloomberg. En esos países, el número total de muertes notificadas que se han producido después de la vacunación es inferior a 250. Como los datos de Estados Unidos incluyen información enviada por los usuarios, al menos 181 de estos casos no se han verificado de forma independiente.

Alemania: "Muertes tras la vacunación contra el coronavirus"

El Instituto Paul Ehrlich (PEI), que está a cargo de la vacunación en Alemania, investigó 10 muertes en el país entre varias horas y cuatro días después de recibir las vacunas contra el coronavirus. En todos estos casos, los que murieron tenían entre 79 y 93 años y padecían afecciones preexistentes, según Brigitte Keller-Stanislawski, jefa del departamento de seguridad de productos médicos de PEI.

"Con base en los datos que tenemos, asumimos que los pacientes murieron por su enfermedad subyacente, en un momento que coincidió con la vacunación", dijo a la televisora ​​alemana N-TV. Si bien no hizo comentarios sobre casos individuales, dijo que "eran pacientes muy gravemente enfermos con muchas enfermedades previas".

Perú: "Voluntario en ensayo de vacuna muere de neumonía COVID-19"

La Universidad Cayetano Heredia estaba realizando un estudio sobre la vacunación con la inyección de la farmacéutica china Sinopharm. Un participante murió de neumonía relacionada con COVID-19 después de recibir la vacuna, reportó la agencia de noticias Reuters. Sin embargo, después se reveló que no se le había suministrado la vacuna, sino que estaba en el grupo placebo, como la propia universidad peruana dijo en un comunicado.

España: "Al menos nueve personas mueren tras recibir la vacuna de Pfizer"

Los medios españoles reportan que nueve personas fallecieron en un hogar de ancianos tras recibir la primera dosis de la vacuna de BioNTech/Pfizer. Todos tenían también enfermedades previas. El director de la residencia de ancianos El Salvador, en Lagartera, dijo que síntomas "como dolores de cabeza o diarreas ocasionales" comenzaron a aparecer en los residentes después de cinco días y un médico le dijo que podrían deberse a los efectos secundarios de las vacunas.

Las nueve muertes se han atribuido a complicaciones con la infección de COVID-19, como consecuencia de un brote que tuvo lugar mientras estaba en curso el calendario de vacunación. Incluso después de recibir una vacuna, es posible desarrollar la enfermedad si se recibió la inyección durante el período de incubación del coronavirus (5-6 días). También es posible infectarse después de que se haya administrado, ya que generalmente surte efecto entre 10 y 14 días después de la primera dosis, de acuerdo al Instituto Robert Koch (RKI), la autoridad de control y prevención de enfermedades en Alemania.

Estados Unidos: "La base de datos del gobierno muestra 181 muertes tras recibir la vacuna"

Ampliamente difundida en India, esta noticia se basa en un comunicado de prensa de Children's Health Defense, un grupo de defensa contra la vacunación encabezado por el destacado antivacunas Robert F. Kennedy Jr. y conocido por producir información errónea sobre vacunas y propaganda.

Aunque el titular afirma que los datos provienen de una "base de datos del gobierno", las cifras vinculadas se encuentran en el sitio web del Centro Nacional de Información sobre Vacunas (NVIC), una organización descrita como "la organización antivacunas más poderosa de Estados Unidos" por el periodista de ciencia, tecnología y salud pública Michael Specter.

Profundizando, el propio NVIC afirma que sus datos provienen del Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (Vaers) del gobierno de Estados Unidos, que establece explícitamente que "cualquier persona puede enviar un informe al Vaers, incluidos padres y pacientes" y que "los informes de Vaers por sí solos no pueden usarse para determinar si una vacuna causó o contribuyó a un evento adverso o enfermedad".

Noruega: "30 personas murieron en hogares de ancianos tras recibir vacuna contra el coronavirus"

La Agencia Noruega de Medicamentos, Statens Legemiddelverk, investigó hasta el 26 de enero un total de 33 informes de muertes en hogares de ancianos después de recibir la vacuna. En un análisis posterior, la agencia determinó que "muchos de los vacunados eran pacientes muy frágiles o con enfermedades terminales" y que "cada día un promedio de 45 personas mueren en hogares de ancianos noruegos o instituciones similares", por lo que la cifra entraba dentro de lo estadísticamente esperable.

El Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia (PRAC) de la Agencia Europea de Medicamentos también llegó a la misma conclusión tras investigar los casos. "Las enfermedades preexistentes parecían ser una explicación plausible para las muertes", señaló, a la vez que añadió que "en algunos casos los cuidados paliativos ya se habían iniciado antes de la vacunación".

Bélgica: "Catorce muertes tras la vacunación contra el coronavirus"

En Bélgica, la Agencia Federal de Medicamentos y Productos de Salud (FAMHP) informó que 14 personas murieron tras ser vacunadas contra el coronavirus. Sin embargo, no se ha encontrado causalidad. Todos los pacientes tenían más de 70 años y cinco más de 90, reportó el Brussels Times. No se han dado a conocer más detalles de las personas que murieron.

"El hecho de que las muertes reportadas no presentaran un cuadro clínico común es un elemento bastante tranquilizador, como lo es el hecho de que las muertes ocurrieron después de un período de tiempo variable", dijo la FAMHP al Brussels Times, y advirtió que "hasta la fecha, no se ha encontrado una relación" con las vacunas.