Última Hora

La Fuerza Pública fue llamada a atender una aglomeración de personas ingiriendo licor en Santa Ana y son recibidos de manera violenta por al menos 10 hombres.

Las personas no quisieron acatar las indicaciones de las autoridades policiales y se armó un gran zafarrancho que terminó con un oficial herido debido a que le quebraron una botella en la cabeza y tres sujetos detenidos.

En el video adjunto se aprecia como varios oficiales tratan de someter a los agresores mientras otro compañero atiende al policía herido en el suelo.

De acuerdo con Randall Picado, director de la Fuerza Pública, el oficial afectado fue trasladado al Hospital San Juan de Dios donde permanece en observación.

“Esto ha sido repetitivo en algunos lugares donde la gente no entiende que se debe quedar en casa y guardar el distanciamiento y que la policía está en la calle para cuidarlos”, expresó Picado.

Como lo explica el director de la policía, cada vez son más los ciudadanos que no les importa evadir la autoridad y violentar las normas que se impusieron para prevenir el COVID-19 en la población.

“La gente tiene que entender que vivimos en un país de leyes y la ley se debe respetar, la Fuerza Pública es un depositario de las leyes y tiene su embestidura y las personas deben seguir las indicaciones o será presentado ante la Fiscalía y ahí deberá dar cuentas a un juez de la República”, concluyó Picado.