Última Hora

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) detuvo, este martes, al "tirahuevos", un hombre sospechoso de atacar el mismo día las casas de dos diputados.

La detención se realizó en las afueras de la casa del sujeto, ubicada en El Castillo de La Fortuna, San Carlos, a eso de las 11:45 a. m.

"El hombre de apellido Ramírez, de 35 años de edad, figura como sospechoso de participar en dos incidentes intimidatorios ocurridos el 6 de julio del año en curso en la casa de dos funcionarios públicos en San Carlos", dijo la Policía Judicial.

El ahora detenido lanzó huevos contra las casas de Luis Ramón Carranza, legislador del Partido Acción Ciudadana (PAC), y María José Corrales del Partido Liberación Nacional (PLN).

Un video de seguridad en la vivienda de la legisladora captó el momento exacto en que el sospechoso cometió el acto. Además de su rostro, se observaba su vehículo y el número de placa.

Autoridades locales habían confirmado días atrás que se trataba de un vecino de la zona ampliamente conocido.

Denuncia

Corrales había advertido desde el primer momento que había presentado la denuncia ante las autoridades correspondientes, mientras que Carranza se había mantenido a la expectativa en el caso.

Hoy, el legislador confirmó que con su familia estaban valorando hacerlo y que ahora, tras la detención, es posible que así suceda.

"Lo estábamos analizando como familia, considerábamos no subirle el tono al tema, pero creo que lo vamos a hacer", dijo.

"Las autoridades tienen que cumplir en mantener el orden y así sucedió. Esos actos no solo significan una contravención porque se agrede a una familia, pero es además una forma de intimidarnos a los diputados en el ejercicio de nuestras funciones y esto sienta un precedente para que estas personas lo piensen dos veces antes de realizar un acto así", aseguró.

Carranza también advirtió que si bien el acto pueda parecer ahora inocente, es importante que se le ponga un alto a este tipo de situaciones y que en ese sentido la detención es un gran aliciente. 

"No se puede permitir que esto avance. En Colombia dicen que primero son huevos y luego son balas", finalizó.

Corrales, por su parte, aseguró que prefería no referirse al tema.