Última Hora

"Estamos expuestos a esto, somos personas públicas que, obviamente, estamos expuestas a que se nos investigue. De la investigación a la comprobación, hay un trecho largo al cual nos están sometiendo y lo vamos a hacer con toda la honestidad", dijo el alcalde de Osa, Alberto Cole, tras ser liberado este miércoles (ver video adjunto).

Cole es uno de los seis alcaldes investigados en el caso Diamante, por supuestos actos de corrupción en contrataciones de obra pública municipal. 

"MECO ha sido una de las empresas que más obra pública ha hecho en este país, por lo menos en lo que yo conozco. En un cantón tan alejado de la meseta central como Osa, las empresas constructoras son muy pocas.

"No sé si recuerdan ustedes que, hace tres años, cuando después de una reunión con el ministro de Obras Públicas y Transportes me quejé con el MOPT de por qué no había podido darle a las municipalidades la emulsión asfáltica necesaria para hacer obras y nos dejó en abandono por parte del Gobierno, no pudimos realizar obra pública en los cantones. Entonces, obviamente ¿a quién vamos a contratar? Al que ofrece un servicio más barato y cercano.

Los medios de comunicación le consultaron si había recibido algún beneficio a cambio.

"Jamás. Lo único, ustedes pueden verlo ahí, fue que en una ocasión, a título de ciudadano, le digo a un funcionario de MECO 'mire, ayúdele a esta comunidad, hay un grupo de atletas que necesita prepararse en atletismo y se necesita terminar una cancha atlética'. Me dicen '¿cuánto vale eso?' Y le digo que ellos dicen que tienen 15 millones, el Comité de Deportes, no la municipalidad. 

"Entonces les dije '¿por qué putas no le ayudan? Así en buen castellano, 'si a ustedes casi siempre, después de hacer obra pública y obra asfáltica, les sobra la emulsión asfáltica y les podrían ayudar'. Eso creen que es suficiente como para que yo me vea comprometido a que esa empresa iba a ganar todas las licitaciones", respondió Cole.

Por último, ante la pregunta de si iba a dejar el cargo, expresó: "De veras me gustaría ser feliz otra vez, seguramente que sí. Esta es mi cuarta reelección, mi puesto no es vitalicio y estoy deseando irme para mi casa. No puedo porque las medidas no me lo permiten y hay que ver qué va a dictar el juez".