Última Hora

En estos días de fiesta, no está demás saborear un buen vino, pero más de uno se queja de que luego de tomarlo, le da dolor de cabeza.

Una solución para ellos podría ser consumir vino orgánico.

Es agradable degustar un vino con seres queridos en estos días festivos, sin embargo, hay quiénes se privan de hacerlo, porque aseguran que tomarlo, les provoca dolor de cabeza.

La explicación de que esto suceda, podría ser una.

Los sulfitos, son sales que funcionan como preservantes de algunos alimentos y el vino no es la excepción.

Existen personas alérgicas a este agente, y eso les podría provocar alergias o dolores de cabeza.

Para ellos, una opción es el vino orgánico, que contiene sulfitos en menor cantidad, pero antes de tomarlo, hay que asegurarse de que realmente está hecho con uvas cultivadas de esta manera.

En la producción de vinos orgánicos la fruta es más limpia, ya que está tratada sin químicos y es cuidadosamente seleccionada, dando como resultado vinos más naturales, frescos, y con menos posibilidades de provocar malestar.

Para evitar el dolor de cabeza al consumir vino, la hidratación es muy importante.

Otra manera de evitar malestares es servir los vinos a las temperaturas adecuadas.

Una copita de vino se puede disfrutar con moderación, más si sabe que no sufrirá consecuencias negativas después.