Última Hora

Ernesto Valverde/Geek-Orama

En una ciudad de Londres contemporánea habita Oliver Twist, un adolescente amante del arte y del grafiti, quien vive en las calles tras la muerte de su madre cuando era apenas un niño. 

Esta película es una adaptación moderna del clásico de Charles Dickens. Esta obra de la literatura está por cumplir 200 años y demuestra que puede ser adaptada a cualquier época y medio.

En esta ocasión, la banda de ladrones de la que Oliver se hace parte no es de meros carteristas, sino que evoluciona a una banda de ladrones de arte. Con ayuda tecnológica y planes muy bien elaborados llevan la trama y los conflictos en la película.

La narrativa se apoya en las transiciones fluidas y modernas, apelando a un público juvenil, que se puede identificar con los actores jóvenes y con la puesta en escena trepidante en las escenas de parkour y algunas persecuciones. Además, con el romance que se va dando entre Oliver y Red, una motivación suficiente para que el protagonista no se rinda. 

La película posee códigos del cine de atracos, cine de acción y películas adolescentes, sobre todo por esos romances cargados de pasión juvenil que nos impulsan a hacer lo que sea por otra persona; pero también lleva una carga importante sobre el arte y el papel de este en las relaciones con las personas que queremos y con quienes somos nosotros mismos. No es solamente algo decorativo, nos habla de quiénes somos y quién es Oliver.

Con actores reconocidos como Michael Cane y Lena Headey, Twist es esa opción para quienes anden buscando ir a ver una película juvenil, sencilla y llena de acción.