Última Hora

Alajuelense se olvidó de ganar. Los rojinegros acumulan cuatro partidos sin ganar y ya ni su casa la hacen respetar.

Fiel a su apodo, los Guerreros del Sur salieron por todo en el Morera Soto y su actitud fue premiada con tres puntos valiosísimos en su lucha por la clasificación.

Gracias a dos goles de su defensa-goleador, como lo es Keilor Soto, Pérez Zeledón, el equipo nómada del certamen, se llevó el triunfo 1-2 en una cancha en la que todo el mundo está irrespetando.

Tras un primer tiempo dominado por los manudos, Soto sorprendió en táctica fija y aprovechó el descuido en la marca para poner el 0-1 al 61’ con un cabezazo cerrando el palo izquierdo de Patrick Pemberton.

Se molestó el guardameta rojinegro y no es para menos, pues el defensor generaleño entró solo y sin marca, una facilidad letal para un futbolista encargado de cerrar la pinza.

Inmediatamente y con el orgullo tocado, la Liga reaccionó e incluso hizo debutar cuánto antes a Marco Ureña para intentar empatar lo más rápido posible.

El empate vino en táctica fija. Allan Miranda subió al área grande y con un cabezazo puso el 1-1 al 70’. El gol motivaba a la grada y parecía que los manudos podrían sumar el segundo tanto en cualquier momento.

Pero el destino volvió a pasarles factura, y Miranda, quien ya había anotado el primero, realizó una falta indiscutible a José Sánchez para el penal.

Desde los 11 pasos Soto volvió a marcar con la frialdad que caracteriza a uno de los mejores lanzadores de penal de la Primera División.

Soto cerró el marcador definitivo 1-2 al 85’ y volvió a enmudecer el Morera Soto, pese a que los rojinegros no bajaron el ímpetu.

Ni con la mirada atenta del nuevo técnico Hernán Torres, los manudos volvieron a ganar, más bien suman así su cuarto partido consecutivo sin tres puntos. Un torneo que ya pinta mal para los rojinegros.

Repase las principales incidencias acá: