Última Hora

Usted va feliz por la vida haciendo ejercicio y ya es normal que la panza le avise que hace hambre. No quiere soltarse a comer para no recuperar esas libras de diciembre, ¿entonces?

El primer paso es, asegurarse de que de verdad tiene hambre, sorprendentemente, puede que no sea así.

Según la nutricionista Gloriana Arce, lo primero es tener una buena hidratación, pues la sed suele confundirse con el hambre.

Otro error que no queremos que usted cometa, es el no comer antes del ejercicio, con la ilusión de  “bajar de peso”.

Arce recuerda que no es recomendable hacer actividades en ayunas, por más sencillas que sean, por lo cual es bueno comer una fruta o jugo antes de la actividad.

Cuando termine de hacer ejercicio, usted debe darle a su cuerpo proteína, pues brinda aminoácidos para formar los músculos que usted necesita. Eso sí, no pierda de vista el reloj, tiene 30 minutos para hacerlo.

Recuerde, hidratación, nunca en ayunas, y proteína a más tardar media hora después de hacer ejercicio. Ánimo, ya logró dos semanas de ejercicio, usted puede.