Última Hora

La prensa turca hizo eco de un hecho que ha conmovido a la opinión pública local: un niño refugiado sirio, de 8 años, rescató a un perrito que había sido atropellado y dejado tirado en la calle malherido, en la ciudad de Kilis.

No contento con eso fue a su casa y pidió un cobija, a pesar de las dificultades económicas de su empobrecida familia, y corrió de vuelta donde había dejado al perrito y lo abrigó mientras alguien lo ayudaba.

Un grupo de atención a animales y atendió al perrito; a su lado estaba Hüseyin el-Hasan, quien estaba angustidado por la suerte del animal.

El niño solo les dijo: "Espero que se recupere", recogen los medios turcos y replicado por la prensa británica y española.

Lamentablemente el perrito no sobrevivió y el niño no ocultó su tristeza, que fue aliviada con la visita del alcalde de la ciudad, quien no solo agradeció el gesto sino que también llevó ayuda, especialmente cobijas en virtud de las bajas temperaturas que experimenta la ciudad.