Última Hora

Sueños de Navidad 2016 le mostró la historia de una familia de Puriscal que sobrevivía en un lugar de difícil acceso.

Un año después la situación es completamente diferente. Aunque enfrentaron la pérdida de un ser querido ahora viven con dignidad.

El camino para llegar a la humilde vivienda estaba en pésimas condiciones.

Subir al papá, un adulto mayor con cáncer y alzhéimer no era sencillo. Esa tarea la asumió uno de los hijos.

En ese lugar vivía José María, su esposa Caridad, su hija Elsa que tiene retraso mental, y Mesías, el único de la familia que no tiene problemas de salud.

Esta también era la casa de marcela, una nieta, a quien la mamá, cansada del síndrome de Down, dejó en manos de los abuelos.

Pero gracias a la ayuda generosa de los costarricenses que se sumaron a Sueños de Navidad, esta familia tiene un año de vivir en otras condiciones.

La casa además de estar construida con rampas se les entregó completamente amueblada.

Es una familia muy humilde pero llena de amor.

El papá disfrutó de nueva casa solo unos meses pues falleció en mayo anterior.

Una herida todavía abierta sobre todo para Caridad, su compañera de toda una vida.

Pero incluso ese dolor se logra sobrellevar mejor ahora que viven en mejores condiciones.

Esta será la segunda navidad que ellos disfruten en casa propia.

Si le llena de satisfacción ver el resultado de su ayuda le invitamos desde ya a que este año se sume a Sueños de Navidad para llevar alegría a quienes más lo necesitan.