Última Hora

El autor del atentado suicida contra un concierto en Mánchester, Inglaterra, había estado bajo el radar de los servicios de inteligencia y tuvo "probablemente" cómplices, afirmó este miércoles la ministra de Interior británica, Amber Rudd.

El atentado del lunes por la noche fue "más complejo que los que hemos visto antes, y parece probable, posible, que no actuara solo", dijo Rudd a la radio BBC.

Vea: Dos indigentes se convierten en los héroes del atentado de Manchester

Del principal sospechoso, Salman Abedi, Rudd confirmó que los servicios de inteligencia se habían interesado por él, pero expresó su total confianza en el trabajo de las fuerzas de seguridad.

"Era alguien que los servicios de inteligencia conocían y estoy segura de que cuando esta investigación concluya sabremos más", dijo Rudd BBC Radio, expresando su "total confianza" en los servicios de seguridad.

"Los servicios de seguridad conocen a mucha gente, eso no significa que esperemos que detengan a todo el mundo que conocen", puntualizó.

Abedi tenía 22 años y había nacido en Mánchester, hijo de inmigrantes libios. Según la prensa británica había estado en Libia y Siria antes de volver al Reino Unido y cometer los atentados, un extremo no confirmado por las autoridades.

Vea: Lo que se sabe del ataque suicida que dejó al menos 22 muertos y 59 heridos, entre ellos niños, tras un concierto de Ariana Grande en Manchester

La tesis de que los cómplices del atentado que dejó 22 muertos y 59 heridos en un concierto de Ariana Grande siguen libres está tras la decisión del gobierno de activar el máximo nivel de alerta terrorista, que significa que otro ataque es "inminente".

En respuesta al aumento de la alerta, el ejército se sumará a la policía en las patrullas.

"Es un arreglo temporal para responder a un hecho excepcional", precisó Rudd. La ministra tomó con cautela la reivindicación del atentado por el grupo Estado Islámico, y afirmó que no tienen constancia de la relación de la organización yihadista con los hechos del lunes.

"No me sorprende que decidieran revindicar la responsabilidad", dijo la ministra, añadiendo que no tenían "información" sobre tal autoría.

Rudd expresó su "irritación" por la filtración de información sobre el atentado por parte de otros gobiernos, en respuesta a la difusión del nombre del principal sospechoso por una fuente anónima de Washington.

Vea: "Todos gritaban, había niños y adolescentes": testimonios de sobrevivientes del ataque suicida tras el concierto de Ariana Grande en Manchester

"La policía británica ha sido muy clara al afirmar que quiere controlar el flujo de información para proteger la integridad operativa", dijo Rudd.

"Es irritante si sale de otras fuentes, y he sido muy clara con nuestros amigos que no debería volver a ocurrir", añadió.