Última Hora

Internacional

Rousseff, "impactada" con el desastre causado por las lluvias en el sureste de Brasil

La presidenta se dijo particularmente impactada con la dimensión del desastre en Virgolandia

Agencia EFE 27/12/2013 08:30

Río de Janeiro, 27 dic (EFE).- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, sobrevoló hoy las zonas de Minas Gerais afectadas por unas intensas lluvias, se dijo "impactada" por el desastre y anunció nuevas ayudas humanitarias para atender a las víctimas en esa zona del sureste del país.

Minas Gerais, el estado natal de Rousseff, ha sido junto con el vecino Espíritu Santo la región más golpeada por unas lluvias que comenzaron hace más de una semana y que hasta ahora han causado 41 muertos y unos 60.000 damnificados.

Rousseff, quien este jueves se había desplazado a una playa del litoral del estado nororiental de Bahía para pasar unos días de descanso, interrumpió sus vacaciones y viajó hoy hacia Minas Gerais, donde sobrevoló en helicóptero algunas de las ciudades más afectadas junto a las autoridades locales.

La presidenta se dijo particularmente impactada con la dimensión del desastre en Virgolandia, una ciudad de unos 6.000 habitantes que ha quedado inundada casi por completo después de los temporales, que desbordaron varios ríos.

"Es impactante", declaró la jefa de Estado a periodistas, junto al gobernador de Minas Gerais, Antonio Anastasia, y otras autoridades de la región.

El alcalde de Virgolandia, Arnaldo Braga, confirmó que en esa localidad se han registrado dos muertes, pero admitió que esa cifra puede ser mayor, pues se desconoce la suerte de un número aún no precisado de personas que están desaparecidas.

Rousseff alertó de que los pronósticos meteorológicos prevén que las lluvias continuarán en esa región en los próximos días, aunque con menos intensidad, y aseguró que "la primera tarea es salvar las vidas" de aquellas personas que aún permanecen en zonas aisladas por lasinundaciones.

"Después de rescatar a todos, una vez que pasen las lluvias, será el momento de reconstruir lo que la lluvia destruyó", apuntó.

Así como había hecho este martes, cuando recorrió las regiones afectadas por las lluvias en Espíritu Santo, la presidenta anunció un inmediato envío de ayuda humanitaria a Minas Gerais.

Esa ayuda consistirá básicamente en mantas, medicamentos, alimentos y agua potable y será distribuida por personal de las Fuerzas Armadas que se desplazará hacia Minas Gerais desde Brasilia, Río de Janeiro y otras regiones del país.

Según Defensa Civil, las lluvias han afectado a 47 municipios del estado de Minas Gerais y 34 de ellos han sido declarados en "situación de emergencia".

Hasta ahora, tras más de una semana de aguaceros continuos, en Minas Gerais han muerto 18 personas, en su mayoría arrastrados por deslizamientos ocurridos en zonas montañosas. Otras 23 personas han muerto en el estado de Espíritu Santo.

La última muerte se registró este jueves en la ciudad de Juiz de Fora, donde en una humilde vivienda, construida precariamente en la ladera de una colina, fue encontrado el cuerpo sin vida de una mujer aplastada por una pared que se desmoronó.

El impacto económico del desastre aún no ha podido ser calculado, pero las autoridades de Minas Gerais prevén que tanto carreteras como calles y avenidas de decenas de ciudades deberán ser objeto de importantes obras.

También deberán ser reconstruidos al menos cinco puentes y serán necesarios trabajos de contención de montañas y ríos que demandarán ingentes inversiones.

En el estado de Espíritu Santo la situación de infraestructuras es similar y la labor de los socorristas se concentraba hoy en la distribución de ayuda, que fue facilitada en esta jornada por una tregua que dieron las lluvias, que perdieron intensidad pese a que aún se esperan precipitaciones para los próximos días.

Además de movilizar a las Fuerzas Armadas para sumarse a las labores de rescate y atención a los damnificados, Rousseff suavizó este jueves las normas burocráticas para la liberación de recursos financieros en casos de desastres, a fin de acelerar el proceso de reconstrucción de las zonas afectadas.