Última Hora

Generan sombra, capturan carbono y embellecen el paisaje. Los árboles traen consigo una serie de beneficios que motivan cada vez a más productores a reforestar sus fincas.

Una de las formas en las que los agricultores aprovechan este recurso es por medio de los sistemas agroforestales.

El cultivo forestal ayuda a filtrar el agua, retener el suelo y nutrir la tierra, lo que ha llevado a la plantación de cerca de cinco millones de árboles en diez años.                                                         

El estado reconoce el impacto ambiental y social que tiene la siembra de árboles.

Por ello brinda un reconocimiento económico por medio del sistema de pagos ambientales.

Además del dólar treinta por cada árbol, los agricultores perciben beneficios económicos y productivos indirectos.

El pago de servicios ambientales también  retribuye esfuerzos como el de don Gerardo Díaz, quien convirtió un potrero en bosque secundario.