Última Hora

Brutus, un Rotweiller de dos años, tiene razones de sobra para ladrar pero de alegría.

Después de una severa amputación de sus cuatro patas -producto de una intensa nevada-, el can ahora tiene una vida normal gracias a sus cuatro nuevas patas.

En realidad se trata de prótesis que fueron posible gracias a OrthoPets, una empresa que se dedica a fabricar prótesis para animales. Al año, esta firma elabora prótesis para 250 animales en todos el mundo, explica su fundador, Martin Kauffman, a medios de prensa estadounidenses.

Las cuatro prótesis no llegaron de la noche a la mañana: el antiguo criador del perro lo abandonó y fue adoptado por Laura Aquilina, quien se dedicó a recolectar dinero -a través de una página en Internet- para que Brutus tuviera una mejor calidad de vida.

La familia logró recaudar $12.500 y el perro fue sometido a una cirugía para remover fragmentos de huesos, en aras de que las prótesis calzaran a la perfección. 

Ahora, ella se dedica todos los días a sacarlo a pasear para que se adapte a su nueva vida, y Brutus parece hacerlo de la mejor manera. 

Ahora, la meta de esta mujer y su familia es que el perro mejore sus funciones para que pueda correr y jugar con otros perros sin resultar herido.