Última Hora

A pesar de la disminución de casos de COVID-19 registrada en el país, en los últimos 14 días, el presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Román Macaya, sostiene que aún existen riesgos y que no se pueden relajar las medidas.

Costa Rica registró 600 contagios del nuevo coronavirus y nueve muertes relacionadas este martes 26 de enero, según los datos más recientes del Ministerio de Salud. Eso significa que el país suma 13 días consecutivos con menos de mil casos diarios.

Esta baja de casos también se refleja en las cifras de hospitalización y ocupación de camas en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

“Es cierto que ha bajado la utilización de camas en Cuidados Intensivos, no estamos en los niveles de diciembre, donde incluso un día saturamos las camas UCI para pacientes críticos, pero tampoco estamos en una zona de confort” recalcó Macaya.

De los 678 espacios habilitados para la atención de la pandemia, 244 se mantenían ocupados este lunes 25 de enero, lo que muestra una ocupación del 36%, según detalló la CCSS.

Aun así, el jerarca de la institución fue claro al advertir que seguimos en pandemia y no se debe bajar la guardia.

“Estamos en una utilización de camas donde, si empiezan a aumentar de nuevo los casos, se podría saturar de nuevo”, recalcó.

Macaya evitó referirse a las posibles explicaciones de la caída en los casos. “Tenemos varias hipótesis que estamos analizando”, se limitó a decir.

Durante la conferencia epidemiológica de este martes 26 de enero, el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias, Alexánder Solís, se refirió brevemente a dos hipótesis que manejan las autoridades.

“Además del cumplimiento de las medidas, hay gente que evita ir a los hospitales o los Ebais y llega tardíamente, se está trabajando en esto", detalló Solís.

Costa Rica contabiliza 191.345 diagnósticos positivos de COVID-19 y 2.567 fallecimientos relacionados con la enfermedad desde el pasado 6 de marzo.