Última Hora

La justicia española emitirá este viernes el fallo del juicio contra la hermana del rey Felipe VI, la infanta Cristina, acusada de fraude fiscal, y su marido Iñaki Urdangarin, protagonista de un escándalo de presunta malversación de fondos.

En un comunicado publicado este jueves, la Audiencia Provincial de las islas Baleares, que juzgó a los 17 acusados entre enero y junio de 2016, informó que el viernes a partir de las 5 a.m., hora de Costa Rica.

El tribunal determinará si existieron delitos en las actividades del Instituto Nóos, una fundación sin ánimo de lucro presidida por Urdangarin, acusado junto a su exsocio Diego Torres de malversar 6 millones de euros entre 2004 y 2006, procedentes de desproporcionados contratos con administraciones regionales.

Según la acusación, parte de estos fondos fueron desviados a una empresa propiedad de Urdangarin y la infanta Cristina, que financió gastos personales de la pareja, como viajes, fiestas o cursos de baile, causando un gran escándalo en una España asfixiada por la crisis.

Urdangarin, de 49 años, está acusado de malversación, prevaricación, falsificación, fraude fiscal, estafa y blanqueo. La fiscalía reclamó para él 19 años y medio de prisión pero desde el comienzo de la causa defiende la inocencia de la infanta Cristina.

Aun así, la acusación de una controvertida asociación anticorrupción, Manos Limpias, y la persistencia del juez instructor llevaron a la hija del rey emérito Juan Carlos I al banquillo de los acusados como "cooperadora necesaria" en los delitos de fraude fiscal de su marido.

La abogada de esta asociación, cuyo director fue acusado de chantajear a los abogados de la infanta, pide para ella una pena de ocho años de prisión.

Con el fallo se pondrá fin a un escándalo que ha hecho tambalear a la monarquía española desde 2011 y que fue uno de los principales factores que llevaron a la abdicación de Juan Carlos, en junio de 2014.

Antaño considerados una pareja moderna y ejemplar, la infanta Cristina y Urdangarin, medallista olímpico de balonmano en Barcelona 1992, fueron apartados de la familia real y vieron cómo Felipe VI, antes cercano a ellos, les retiraba el título de duques de Palma.

Otro de los acusados es el expresidente regional de las islas Baleares y exministro conservador Jaume Matas, para quien la fiscalía reclama cinco años de cárcel por adjudicar a dedo contratos públicos a la fundación de Urdangarin por su vínculo con la monarquía.