Última Hora

Este viernes, el país sumó 16 días consecutivos con menos de 1.000 contagios de COVID-19. El escenario contrasta con las proyecciones de diciembre, que apuntaban a un aumento de casos debido a las celebraciones de fin y principio de año.

La disminución de casos entre esta semana y la anterior sería de un 36%, mientras que el Índice de Reproducción Básico del virus bajó del 0,89 al 0,81. Así lo explicó el doctor Ronald Evans de la Unidad de Investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad Hispanoamericana.

Pero, ¿cuáles son las causas que podrían explicar la baja en casos detectados? Tras consultar con distintos expertos en la materia, estas son algunas de las conclusiones.

1.       Menos pruebas

Las autoridades del Ministerio de Salud analizan la posible relación entre la caída en los casos y una menor asistencia a los centros hospitalarios, así como la baja aplicación de pruebas PCR.

Según dijo el ministro de Salud, Daniel Salas, en una entrevista con Teletica.com, han percibido que las personas tratan de no consultar tanto a pesar de que registran síntomas relacionados al COVID-19.

Según el epidemiólogo de la Universidad Nacional (UNA), Juan José Romero, esto podría explicarse por un temor al señalamiento social, dado que los nuevos contagios iban a relacionarse con una conducta irresponsable durante las fiestas de fin de año.

Romero dice, además, que la mayoría de nuevos contagios podrían estar entre los jóvenes, quienes en su mayoría son asintomáticos o presentan síntomas leves de la enfermedad.

2. Adopción de medidas sanitarias

“Es evidente que el comportamiento de la ciudadanía ha sido bastante positivo, me atrevería a decir que es ejemplar. La gente ha seguido protegiéndose, utilizando mascarillas y aplicando el distanciamiento”, explicó el doctor Evans.

El doctor reconoce un efecto positivo por la estricta adopción de protocolos sanitarios en los negocios o centros comerciales, donde se exige el uso de mascarilla y se registra la temperatura de las personas al ingresar a los establecimientos. La restricción vehicular también se cita en la lista.

Un estudio presentado en noviembre por los matemáticos Tomás del Camino y Santiago Núñez confirmó que la baja de hospitalizaciones por COVID-19 estuvo influida por las medidas sanitarias, como la restricción vehicular y el uso de cubrebocas.

“Pues el análisis que hicimos apunta a varias cosas y se relaciona con lo que ya habíamos mostrado en el artículo de noviembre. Hemos actualizado el análisis a los últimos días, y hay elementos como la restricción de diciembre, el uso de mascarilla y otros cambios en el comportamiento de la población”, dijo del Camino.

3. Más inmunizados

La baja de contagios de COVID-19 en Costa Rica también podría explicarse por el aumento en la población inmunizada debido a la circulación del virus.

“Una hipótesis que yo tengo es que el virus ya ha circulado bastante en comunidades densamente pobladas y eso eleva la prevalencia de personas con algún grado de inmunidad. Mis estimaciones son que, en distritos de los cantones de alta circulación, la prevalencia de exposición puede haber alcanzado y superado de 20% a 25%”, explica Romero.

4.       El “colchón sanitario”

Una cuarta explicación podría estar en la cobertura del sistema de salud en Costa Rica, un fenómeno que Romero denomina el “colchón sanitario-epidemiológico”. Aquí el experto destaca los buenos indicadores que el país tiene en la cobertura de vacunas, estado nutricional aceptable, enfermedades crónicas prevalentes, pero medianamente controladas, y el nivel razonable de educación o alfabetización en salud.

Adicionalmente, los expertos apuntan a la llegada de la época seca como un factor que podría influir en la baja de contagios. “Con el verano se distancia un poco la gente y eso reduce un poco el contagio, aunque sea un poco”, concluyó Romero.