Última Hora

El agua de la Basílica de los Ángeles es potable.

Así lo confirman expertos del Tecnológico, quienes tras analizar el líquido, destacan que es completamente seguro y puede ingerirse.

Durante la romería los peregrinos acostumbran recoger y tomar el agua bendita de la gruta que se ubica detrás del templo.

Luego de tomar varias muestras, los microbiólogos del TEC concluyen que el agua es apta para el consumo humano.

Este lunes 31 de julio realizarán otra prueba de verificación.