Última Hora

Por Elías Alvarado

20 años han pasado desde el peor atentado terrorista en la historia de los Estados Unidos. Aquel martes 11 de setiembre de 2001 ha quedado marcado en la vida de quienes lo vivieron y quienes fueron testigos de ese hecho atroz.

Ageo Chino, un residente en Nueva York que aparece en el video adjunto, cuenta que “trabajaba en frente de las Torres Gemelas y ese día fue un caos que jamás olvidaré”. Iván Hernández, otro residente, agrega: “Tengo 25 años viviendo en Nueva York y después del 11 de setiembre nada volvió a ser igual, ahora cualquier incidente nos llena de pánico”.

Aquel día,  2.996 personas perdieron la vida. El mundo se paralizó por completo, nadie podía entender ni creer lo que sus ojos veían: Estados Unidos estaba siendo atacado y Nueva York, la capital del mundo, ardía. La programación habitual de todos los medios se vio interrumpida y el dolor que transmitían aquellas imágenes penetraba hasta el alma.

Cambios importantes en la seguridad y política exterior estadounidense

Abordar un avión no volvería a ser lo mismo. Antes, no se necesitaba identificación para pasar por seguridad en los aeropuertos, nadie se quitaba los zapatos, no era necesario separar los objetos electrónicos y se podía llevar líquidos en el equipaje de mano.

El 19 de noviembre de ese mismo año, el Congreso aprobó la Ley de Seguridad de Aviación y de Transporte, creando así la Administración de Seguridad de Transporte (TSA). Esta agencia hace ahora parte del Departamento de Seguridad Nacional (Homeland Security) que fue creado un año después (2002) y se encarga de supervisar la seguridad en más de 400 aeropuertos del país.

Se inició la guerra contra el terrorismo que llevó a la invasión de varias naciones en el Medio Oriente. Estados Unidos ingresó a Afganistán, donde Al-Qaeda, el grupo terrorista responsable por los ataques, tenía bases militantes. No fue hasta este año, y en medio de un contexto caótico, que concretó su salida.

La Policía de Nueva York tuvo que replantear y fortalecer sus operaciones. Hoy por hoy, es uno de los mejores departamentos policiales del mundo en cuanto a labores de inteligencia.

La zona cero en la actualidad

20 años después del atentado, la zona luce muy diferente. La zona cero alberga un conjunto de monumentos en honor a las víctimas, hay dos grandes fuentes situadas en el espacio y están rodeadas por un muro con los nombres de las víctimas que perdieron la vida en cada una de las torres.

En este sitio es habitual encontrar ofrendas florales y muchos no pueden contener las lágrimas al visitar este sitio.

El museo del 9/11 atesora un registro histórico que va desde piezas de las torres, pertenencias de las víctimas, piezas de los aviones y material en audio y video inéditos de ese día. Una de las piezas principales se conoce como “El tridente”. Era una de las columnas de acero que sostenía la fachada de la entrada de la Torre Norte. Este museo fue construido directamente debajo de donde se encontraban las Torres Gemelas.

Se han construido cuatro torres de oficinas, entre las que destaca el One World Trade Center, que es el edificio más alto de Estados Unidos y a un costado está la espectacular estación de trenes Oculus que, por cierto, es la más cara del mundo. Costó $4 mil millones.

En medio de este complejo está el árbol de la esperanza, el cual, a pesar de quedar destruido por los escombros que cayeron sobre él, hoy es un símbolo de resistencia y recuperación para todos los neoyorquinos. El árbol se distingue de todos los demás y es admirado por todos los que visitan este sitio.

El próximo sábado 11 de setiembre a las 8 p. m., Teletica.com presentará un especial sobre el 11-S. Desde la “zona cero”, en Nueva York, Elías Alvarado hará un repaso por los acontecimientos de aquel día, los testimonios de los sobrevivientes y mostrará cómo es ahora el lugar donde estuvieron las Torres Gemelas. Lo invitamos para que sintonice este programa especial en el sitio web y por medio del Facebook de Teletica.com.

App Teletica