Última Hora

El secretario general del Sindicato Nacional de Enfermería y Afines (SINAE), Lenin Hernández, estuvo internado en el Centro Especializado de Atención de Pacientes con COVID-19 (CEACO) tras contagiarse de COVID-19.

Muy orgulloso, el líder sindical tocó la "campana de los recuperados", luego de que le dieran el alta médica para regresar a su casa (ver video adjunto).

Ese esperado momento llegó una semana después de iniciar con las complicaciones de la enfermedad, a tal punto de que el líder sindical estuvo muy cerca de ser intubado.

Teletica.com conversó con Hernández, quien relató los sentimientos que se viven desde una cama del CEACO.

“Tuvimos un compañero asintomático y días después presentó síntomas de alergia, por lo cual fue a consultar y resultó positivo, entonces los que estuvimos en contacto con él, varios, también dimos positivo.

“Yo una vez que di positivo me hice varios exámenes y me recomiendan antibióticos orales y luego intravenosa, gracias a que trabajo en Salud me pude hacer nebulizaciones y demás.

“Pero ya con los días mi situación respiratoria se encuentra bastante comprometida y es cuando en el Hospital San Juan de Dios me valoraron y deciden internarme en el CEACO.

Según el secretario del SINAE, durante los primeros días en el centro médico no podía ni hablar.

“En un momento llegué a un paso de que me intubaran, estaba al límite de convertirme en un paciente severo”, relató el líder sindical.

Entre los momentos más duros que vivió, Hernández describe que vio a una paciente morir luego de que la intubaran.

“Uno no puede dejar de lado ese abordaje que da el personal de Enfermería al momento de atender al paciente y, por supuesto, que cuando uno los ve corriendo ya uno sabe que hay una emergencia, y a la par de mi cama pude uno ver el rostro de los compañeros al intubar a una señora que estaba muy grave, no puede evitarlo y se me vinieron las lágrimas porque es un ser humano con una situación de salud muy comprometida al igual que uno.

“Uno de repente se llena de orgullo de ver que el personal tiene ese humanismo y, la mañana antes de irse, a los compañeros uno no deja de preguntarles por los otros pacientes.

“Ahí me contaron que ellos tienen un protocolo que antes de intubar a un paciente ellos llaman a los familiares porque esa puede ser su última despedida, acá nosotros le damos la mano al paciente cuando lo estamos intubando.

“Es algo muy duro, vivir y ver lo que pasa acá, en el caso de esa paciente de la cual fui testigo, no lo logró, ella falleció tras 12 o 14 horas intubada. Ahí es donde uno de verdad se dice a sí mismo, ‘pude haber sido yo’.

“Yo temí que el que seguía por intubar era yo, más cuando vi que mi suministro de oxígeno ya estaba llegando al límite”, relató todavía afectado.

Hernández se ha caracterizado por las luchas para que el personal de salud tenga las mejores condiciones y ahora él fue testigo directo de cómo ellos trabajan y la importancia de lo que hacen.

“De verdad que debemos sentirnos orgullosos del Seguro Social, porque de verdad en muchos países la gente fallece por no tener oxigenación, por ejemplo. Solo un día de internamiento en el CEACO cuesta un millón de colones, por lo que tenemos que ser agradecidos.

“Ya lo puedo decir yo, que conozco al COVID desde todos sus ángulos", expresó Hernández.

Video en el hospital

El secretario del SINAE estuvo una semana en la cama 69 del CEACO y quiso compartir el video para sensibilizar aún más la situación de la pandemia.

“Mi historia de vida demuestra que cualquier persona puede sufrir un quebrando de salud importante, por más que se tomen medidas, el riesgo siempre será inminente por eso hay que extremar medidas.

“Hoy me siento orgulloso de ser trabajador de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), me siento orgulloso de la seguridad social a través de la CCSS.

“Porque si en este momento me encuentro en una condición de salud en franca mejoría, se debe a los servicios médicos de la Caja.

“Pero no muchos compatriotas, hermanos y hermanas, van a tener la oportunidad de salir avante de esta enfermedad, por eso hay que extremar medidas, máxime con las nuevas variantes del COVID que se aproximan a nuestro país y que vienen de una forma más agresiva.

“Por eso no dejemos de lado, bajo ninguna circunstancia, el respeto al distanciamiento social, el respeto al usar mascarilla de manera estricta, el lavado de manos e insistir en un proceso de vacunación más acelerado”, concluyó.