Última Hora

El Ministerio de Salud emitió una ampliación de la orden sanitaria al Depósito Libre Comercial de Golfito el pasado lunes 25 de mayo, lo que generó bastante molestia entre los comerciantes.

La disposición más trascendental fue la de eliminar los ‘chinamos informales’ que se encuentran en las afueras del Depósito, específicamente en el sector de La Plazoleta.

“Desarmar y eliminar, disponiendo adecuadamente de los residuos, todas las estructuras físicas (chinamos informales) que se encuentran en la plazoleta de entrada al Depósito. Ninguna de estas estructuras o actividades cuenta con Permiso Sanitario de Funcionamiento y presentan condiciones generales insalubres, peligrosas y ruinosas, en algunos casos de verdadera emergencia (instalaciones eléctricas y barreras físicas al tránsito de personas), no cuentan con servicio de agua potable y no cuentan con ancho de los pasillos que permitan el distanciamiento social”, indica el comunicado del Ministerio de Salud.

Esto generó disturbios la noche de este miércoles entre los afectados. En los videos se observa un grupo grande de personas gritando e insultando al director ejecutivo de Judesur, Federico Fallas.

En las imágenes se muestra cómo los se irrespetó el distanciamiento social (por la aglomeración) y otras medidas para evitar el contagio de COVID-19, por ejemplo, los manifestantes no utilizaban mascarillas ni otros dispositivos de protección. 

Según comentó Fallas a Teletica.com, él no sabe exactamente cuáles son los intereses que esas personas, ya que no los conoce. Sin embargo, ellos procedieron, por obligación, a acatar la orden.

“Si Judesur recibe una orden sanitaria no puede si no, y ahora con más razón en vista del COVID-19, acatarla. En acatamiento entonces se contrató a una empresa para que procediera a desarmar y eliminar y los señores asumo que son los que trabajan en esos chinamos informales fueron los que se opusieron”, manifestó. 

A los 'chinameros', que según el Director Ejecutivo son alrededor de 30, se les dio un plazo de 24 horas, desde que Judesur colocó el comunicado en redes sociales el pasado 26 de mayo, para salir voluntariamente.

A pesar de esto, muchas personas no salieron y se necesitó la intervención tanto de Judesur, la empresa que debía eliminar los espacios y el Ministerio de Seguridad Pública.

“Habiéndoles comunicado que tenían 24 horas para que lo hicieran de una manera pacífica, no llegaron hasta ese punto entonces, aunque si fue evidente que muchos de ellos sacaron pertenencias, las instalaciones estaban ahí y nosotros tenemos que proceder a desarmar y a eliminarlos”, manifestó Federico Fallas.

Desde las 5:30 a. m. de este jueves las autoridades retomaron el desalojo y eliminación de estructuras; sin embargo, tuvo que ser detenida por una irregularidad en los permisos de una maquinaria.

El proceso continuará apenas esta se reemplace, con supervisión de la Fuerza Pública.

Al parecer, lo que reclaman los comerciantes afectados es una reubicación por parte de los encargados del Depósito Libre de Golfito.

10 años de ilegalidad

Este no es un problema reciente. Según comentó Federico Fallas, desde hace más de 10 años existen órdenes judiciales de desalojo que no se han llevado a cabo.

Muchos comerciantes han interpuesto recursos, pero no han dado resultado positivos, asegura el director.

“A Judesur le invadieron el espacio (…) y a al Ministerio de Obras Públicas y Transportes le invadieron la vía pública y ellos también estaban por recuperar eso, aceras y todo lo que sucede alrededor del depósito”, aseguró.