Última Hora

Fotografías de un viaje en yate este fin de semana en Flamingo, Guanacaste, provocaron la renuncia del doctor Rodrigo Marín como director de Vigilancia de Salud.

En una carta enviada al ministro de Salud, Daniel Salas, afirma que se equivocó "al no mantener la distancia fuera de su burbuja social y no portar el equipo de protección ante la emergencia nacional por COVID-19".

Teletica.com le consultó al Instituto Costarricense de Turismo (ICT) si este tipo de actividades turísticas (viajes en yate y pesca deportiva) son permitidas en la situación sanitaria actual. La institución fue clara al indicar que no.

“Las únicas actividades turísticas autorizadas para su operación por el Ministerio de Salud, con las restricciones correspondientes en este momento, son empresas de hospedaje, rent a cars, transporte turístico y playas con los horarios indicados”, señaló Luis Jara, encargado de comunicación del ICT.

Además, agregó que “la pesca deportiva no cuenta con permiso de operación”.

Tras la lluvia de críticas y comentarios que ha recibido el doctor Marín por "no predicar con el ejemplo", el funcionario aseguró que se basó en el protocolo del ICT, el cual establece que el capitán es quien debe llevar careta.

Sin embargo, el mismo ICT afirma que, a pesar de los protocolos ya definidos, esto no quiere decir que se puedan realizar actividades aún no habilitadas.

“El ICT, a pesar de que cuenta con 16 protocolos para actividades turísticas establecidos a partir de la Directriz 82-MP-S y desarrollados en conjunto entre la institución y el sector privado, esto no quiere decir que se puedan realizar actividades aún no habilitadas por las autoridades sanitarias”, indicó Jara.

Desde el primer caso de COVID-19 en el país, el Ministerio de Salud es quien emite las resoluciones e indica qué se permite hacer; por lo tanto, el ICT y otras instituciones públicas y privadas se deben de apegar a ello.