Última Hora

En nuestro país se venden, sin un etiquetado correcto, productos plásticos que dicen ser biodegradables. Se trata de una verdad a medias, que termina causando un grave daño al medioambiente.

Encontramos en venta pajillas, vasos, tenedores, platos, bolsas y otros utensilios plásticos que atraen a los consumidores con esta palabra.

Un estudio preliminar del Centro de Investigaciones en Productos Naturales de la Universidad de Costa Rica realizó numerosas pruebas, cuyo resultado fue siempre el mismo: estos productos no se degradan ni en condiciones naturales ni de compostaje casero, como quieren parecer en su venta.

Sino que requieren medios de temperatura, humedad, acidez y oxigeno que se encuentran solo en laboratorios, muy ajeno a lo que tenemos en el hogar o en la comunidad.

El principal problema de estos productos es que tienden a generar una falsa tranquilidad en los consumidores, que los desechan creyendo que, efectivamente, se degradaran por sí mismos, y en lugar de ser parte de la solución, pueden ser parte del problema.

Estos plásticos biodegradables, además, no se pueden reciclar.