Última Hora

Tras el homicidio del joven Alejandro Leiva Lachnner de 21 años, la Fuerza Pública y Guardacostas reforzaron el trabajo contra los vendedores de droga y delitos como robos y asaltos en el Pacífico norte del país.

Como parte del trabajo policial, en los últimos dos meses 179 personas fueron detenidas por sus supuestos vínculos con delitos relacionados a la venta y consumo de drogas en Tamarindo y playas del Coco.

Según informaciones policiales, hay tres bandas que manejan el negocio de venta y distribución de estupefacientes en esas zonas.

Una de ellas es conocida como los Paveños que está liderada por dos hermanos de apellidos Venegas.

Estos grupos figuran en los reportes de trabajos de inteligencia que maneja tanto la policía preventiva como el OIJ (Organismo de Investigación Judicial) de la zona.

Los líderes de los Paveños y algunos de sus supuestos cómplices, se exhiben en redes sociales con fuertes sumas de dinero en efectivo y hasta disfrutando de paseos al extranjero.

El crimen de Alejo ocurrió el 26 de marzo luego de que el surfista de 21 años tuviera una discusión con un taxista pirata de playas del Coco.

Tras varios minutos el transportista junto a varios hombres atacaron a Alejo y los amigos que lo acompañaban.

El muchacho recibió una puñalada en el pecho y falleció horas después en el hospital de Liberia.

El 1 de abril el OIJ detuvo a dos hermanos de apellido García como sospechosos del crimen y poco después otros dos sujetos de apellidados Rivas y Ovares se entregaron en la fiscalía.

Sin embargo, tras una audiencia realizada el 6 mayo un juez ordenó liberar a Ovares sin ningún tipo de medida cautelar, porque consideró que no tuvo participación en la riña que tuvo como saldo la muerte de Alejo.

No obstante, para la fiscalía Ovares continúa como imputado en la causa.